15 de septiembre del 2014 16 °C

Por la ruta del sabor: viaje al paraíso cacaotero

La región San Martín está llamada a ser un destino imperdible para los devotos en el mundo del cacao orgánico peruano

Por la ruta del sabor: viaje al paraíso cacaotero

(Foto y video:archivo/Norka Peralta)

NORKA PERALTA

Dicen que el chocolate es mejor que una terapia. Tal vez por eso los pobladores de la comunidad Alto El Sol, en la provincia de Mariscal Cáceres, son optimistas, alegres y afables. Viven en una tierra bendecida para producir un cacao orgánico inigualable y a diario deben degustar una pulpa dulce, pero equilibrada, que anticipa la calidad de los granos que atesora.

Alto El Sol ganó recientemente el premio Selva Ganadora, promovido por Devida y Usaid para reconocer la capacidad de gestión empresarial de las comunidades. La población sonríe orgullosa y sueña en grande. Sin embargo, no siempre fue así. En los 80 el lugar era un bastión más del terrorismo y el narcotráfico, pero los agricultores supieron enfrentarse a esa nefasta alianza, erradicaron la coca de la zona y a mediados de 1997 optaron por el cacao.

Hoy, 14 años después, Alto El Sol es parte de la ruta del cacao en San Martín, una región en la que se estima que unos 14 mil campesinos se dedican al cultivo de este cotizado grano.

HACIA EL SOL
Alto El Sol es un destino especializado, pues es visitado principalmente por compradores internacionales de cacao orgánico. Todo empezó en el 2006 cuando su cacao fue reconocido como uno de los mejores del mundo en el Salón del Chocolate de París.

Aquí, el disfrute consiste en enfundarse unos pantalones holgados, aplicarse repelente y calzarse unas botas altas de goma para internarse en los cultivos de cacao. Hay que surcar pequeños riachuelos y lodazales, en medio de los cacaoteros.

Los agricultores han sido capacitados como guías turísticos, por lo que en el camino explican cómo se preparan los plantones en viveros especiales y se realiza la siembra.

La cosecha del cacao se realiza continuamente, por lo que el visitante tendrá la oportunidad de cortar el fruto del árbol, partirlo a punta de machete y degustar la pulpa. Luego se conocerá sobre la fermentación del grano, su secado y selección.

Este tour se puede realizar en un ‘full day’, en el que aprovecharemos para degustar los platos de la región, como los sabrosos patacones, cebiche de coco, gallina con papas doradas, ensalada de chonta y refresco de cocona. La región busca integrar a Alto El Sol dentro del circuito turístico que incluye la visita al Parque Nacional Abiseo, con lo que la estadía en la zona se podría prolongar hasta en seis días.

VAMOS A SANAMBO
El sector Santa Rosa de la comunidad de Sanambo, en el Alto Huayabamba, que es parte de la provincia de Mariscal Cáceres, también integra la ruta del cacao. Para llegar hay que navegar dos horas por el río Huallaga. El encanto de esta travesía reside en su paisaje agreste, en el que diversos pueblos se han asentado sin perturbarlo.

Los pobladores de este sector están comprometidos con la protección del bosque que los rodea, por lo que con el apoyo de la empresa Pun Proyect han iniciado la construcción de un jardín botánico, en el que buscan rescatar las especies medicinales, forestales y frutales nativos.

Además de la visita a sus plantaciones de cacao, los pobladores de Sanambo promocionan las bondades de tomar ayahuasca en el lugar. Debido a su lejanía, es un lugar apacible para estos viajes místicos. Por ello, su meta es construir una casa de sesiones con la referida liana para lograr que los turistas prolonguen su estadía.

La producción de esta comunidad es comprada por la empresa Alter Eco que, entre otras delicias, produce chocolates con empaques en los que aparecen los nombres y las fotos de algunos de los pobladores de Sanambo. Lamentablemente estos dulces, así como los que se producen con el cacao de Alto El Sol, no se venden en el Perú. Le aconsejamos adquirir otros chocolates hechos con cacao de la zona en la ciudad de Tarapoto.

Tags relacionados

Chocolate

cacao

region san martin