Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Peruana

Tabla de Picar: Vivir sin agua

Ante los desastres naturales y el recorte de agua en Lima, la gastronomía peruana debe cuidar su recurso fundamental.

Tabla de Picar: Vivir sin agua

Tabla de Picar: Vivir sin agua

Casi en víspera del Día Mundial del Agua (22 de marzo) los restaurantes limeños experimentaron su peor pesadilla, y no fue por el precio del limón. Fue por la falta de agua. Por unos pocos días cerraron huariques como La Picante (Jesús María), El Populacho (San Juan de Miraflores) y Al Tok Pez (Surquillo). También El Mercado de Osterling y Barra Chalaca de Gastón, lo mismo que Nikko, en La Molina. Y aunque a estas alturas estos negocios ya han recuperado las riendas de la normalidad, este episodio nos debe motivar a reflexionar sobre lo fundamental del recurso agua, de la importancia que le damos y cómo actuamos ante su uso racional. 

Bastaron unos pocos días de escasez y restricciones de consumo para mostrar que no solo Lima sino el Perú entero es vulnerable ante una situación extrema, que ha puesto en evidencia lo poco preparados que estamos ante un escenario como el que hemos vivido. 

Con esto que nos acaba de pasar, pensemos en sembrar conciencia, rescatar el civismo y generar acciones inmediatas de educación, para chicos pero también mayores. Porque las generaciones que crecimos en tiempos de dictadura, inflación y terrorismo sí sabemos de escasez, pero se hizo evidente que con el confort del consumismo mucho del ingenio que tuvimos se olvidó. 

En lo gastronómico, no perdamos el norte. Porque no basta recurrir al paliativo de reemplazar vasos y platos de loza por utensilios descartables, ni elevar momentáneamente los precios porque el líquido llega por una cisterna. Hay que construir una verdadera solución.

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías