24 de abril del 2014 23 °C

Tocino del cielo, el postre que bate récords en Mistura

Sandra Plevisani ofrece el dulce más vendido de la feria. Antes de que termine el día, los visitantes arrasan con sus creaciones

Para acceder a todas las notas de Mistura 2011 ingresa aquí

MARTÍN ACOSTA GONZÁLEZ (@martiacosta)
Redacción Online

En las ediciones anteriores de Mistura, los dulceros de corazón debían dar vueltas y vueltas por la feria para poder ver y disfrutar la totalidad de los postres que llegaban al Parque de la Exposición. No había un espacio, un lugar, un rincón donde se juntara todo el dulce.

Sandra Plevisani lo hizo posible y creó un ‘lugar del pecado’ juntando los postres regionales de nuestro país y rescatando algunos que casi habían quedado en el olvido. Ahora, en un solo pabellón se mezcla el queso helado de Arequipa, las tejas de Ica, los chumbeques del norte, etc.

Por Lima (aunque los arequipeños reclaman derechos de autor) llega una receta celestial, que hoy conquista Mistura, un postre que está batiendo récord en la feria: el tocino del cielo.

DEL CIELO
Para describirlo hay que escribir poesía y esta nota está lejos de ello. Sin embargo, hay que decir que para crear esta receta Sandra Plevisani se lució. No lo dice este periodista, lo dice la gente que se abarrota sobre el puesto de la repostera y convierte al tocino del cielo en ‘hashtag’ de Mistura.

“Yo soy adicta a los postres y el tocino del cielo es uno de mis preferidos. Es un dulce que ya se venía perdiendo y casi nadie recuerda o es nuevo para muchos pero detrás de él hay una gran historia”, comenta Sandra a elcomercio.pe.

La receta es original de España. “Los españoles se asentaron en las iglesias, muchas de ellas en Arequipa, es decir no se preparaba en todos lados solo en los conventos como si fuera celestial”, dice. Probablemente ahí radique el nombre del dulce.

“Los arequipeños dicen que es suya y a mí me parece genial”, comenta. Sin embargo, ella le hizo unos pequeños cambios. Originalmente lleva leche, azúcar y yemas de huevo, pero ahora “en vez de azúcar y leche le pongo leche condensada, coco rallado y fresas para que no sea tan dulce”.

RÉCORDS EN MISTURA
En un principio Sandra llevaba 50 moldes para 12 porciones (600 en total) y antes de terminar la tarde debía irse porque ya no le quedaba nada para vender. La gente se quedaba con tickets en la mano y con los labios decepcionados.

Ahora lleva casi dos mil porciones para que nadie se quede con las ganas. Además del postre más vendido de la feria la repostera ofrece suspiro de limeña (de lúcuma y clásico) y unos cucuruchos de hojaldre rellenos de manjar blanco.

La propia Sandra se coloca tras su mostrador y despacha los dulces a discreción. La porción de tocino del cielo cuesta cuatro soles y debe ser una de las mejores inversiones que pueda hacer. Su paladar se lo agradecerá.