24 de abril del 2014 21 °C

Tributo a la comida peruana: baluartes de la cadena gastronómica fueron premiados

Gastón Acurio, José del Castillo y Héctor Solís entregaron los premios a estas nueve personas que contribuyen a preservar la cadena gastronómica nacional. Cada uno recibió S/. 10.000

En una significativa ceremonia, realizada en Mistura 2012, nueve productores que promueven y conservan nuestra diversidad, tradiciones y riqueza gastronómica en diferentes puntos del país, fueron premiados por los reconocidos chefs Gastón Acurio, José del Castillo y Héctor Solís.

Tributo a la comida peruana, iniciativa de Cerveza Cristal, premió a estos ejemplares personajes con asesoría empresarial personalizada por tres meses y S/. 10.000 soles para realizar las mejoras necesarias en sus respectivos negocios.

Entre los productores, artesanos y cocineros que representan y enorgullecen a sus respectivas regiones, se encuentran un orfebre de ollas de barro de Huarochirí, un criador de cuyes de Pachacámac, un productor de manzanas de Cañete, un criador de truchas de Ingenio, una lechonera de Chupapa, un agricultor de papas nativas de Pucará, un cocinero de Chiclayo, una ganadera de Santo Domingo de Olmos y una agricultora de Mórrope.

LOS ELEGIDOS
Orlando Percy Javier Resurrección es de Huarochirí y trabaja fabricando ollas. Actualmente produce de 700 a 800, siendo su mercado principal Mala. Se caracterizan por su excelente acabado debido a que la arcilla que utiliza no tiene ningún tipo de mineral.

Luis Fernando Martínez Aragón, de Pachacámac, es criador de cuyes. Actualmente su producción semanal fluctúa entre los 100 y 200 cuyes, siendo sus clientes principales los comerciantes de Caquetá y la Parada. Debido a sus limitaciones económicas, se convirtió en un autodidacta aprendiendo a través de internet y con apoyo de sus colegas sobre la crianza de estos animales.

Desde Cañete, Rufino Challco Surco se esfuerza a diario por mantener su producción de manzanas Israel, considerando que demoran casi tres años en cosecharse y el precio a veces no le da ganancias. Sin embargo, Rufino es el único que cultiva este tipo de manzanas.

Después de muchos años de perseverancia y entrega, Celestino Antonio Castillo Molla, natural de Ingenio (Junín), logró tener su propia piscigranja alcanzando una producción que supera las 5.000 truchas. A través de su trabajo, realiza acciones sociales, ayudando al Vaso de Leche y colegios de su localidad.

Conocida como la mejor lechonera de la zona, Mercedes Rodríguez Piñas de Junín cuenta con tres hornos para prepararlos, además de su propio criadero. El negocio le ha permitido sostener a su familia, con quienes comparte responsabilidades. Cada fin de semana llega a vender hasta 20 lechones.

Conjugando la cosmovisión andina y tratando de revalorar las costumbres del trabajo comunal, Teófilo Loardo Rojas representa a 13 comunidades de Pucará-Huancayo. Mediante su cultivo agroecológico tiene 160 variedades de papas de color, producción que obtiene sembrando con guano de corral, gallinaza y guano de isla.

Reconocido por su extraordinaria sazón, Marcos Chavarri Nevado inició su negocio en el Mercado Modelo de Chiclayo. Gracias a su gran acogida pudo abrir su restaurant. En su carta se puede encontrar el poroto, arroz con pato, arroz con cabrito, entre otros tradicionales.

Dedicada a la ganadería y agricultura, María Isabel Chunga Mallanga trabaja con su esposo y siete hijos en la comunidad de Santo Domingo de Olmos, a dos horas de Chiclayo. Cuentan con un criadero de 70 chivitos que se alimentan de algarrobo conservando la tradición moche. También crían gallinas y pavos.

María Rosa Farronán de Cajuso, de Mórrope (Lambayeque) ha logrado producir hasta 9 colores de algodón, con los que fabrica telares, manteles, individuales, etc. Pese a su condición humilde, tiene un comedor popular para ayudar a las personas del caserío de su localidad. Es la única que prepara el caracola, un plato típico de la comunidad a base de caracoles miniatura que se sancochan.