Somos receta: los colores de Diala

Inspiración internacional con productos de temporada. Además aprende a preparar un ceviche de langostinos a la piedra

Somos receta: los colores de Diala

Ravioles hechos en casa rellenos de espinaca y ricotta, bañados en mantequilla de almendras y arúgula. (Foto: Yael Rojas / El Comercio)

Somos receta: los colores de Diala

(Foto: Yael Rojas / El Comercio)

Somos receta: los colores de Diala

Salmón con arroz vietnamita en salsa de miel y especias. Al fondo, cebiche caliente de langostinos a la piedra. (Foto: Yael Rojas / El Comercio)

Nunca es fácil comenzar de cero. Augusto Sala lo sabe. Cuando decidió volver de Suiza –donde trabajó como cocinero por casi una década– tenía claro que debía ser paciente. En su natal Lima emprendió un proyecto culinario que ha demorado más de dos años en concretarse. Su primer restaurante lleva el nombre de Diala (hada que habita en los Alpes suizos; un graffiti inspirado en ella adorna la fachada) y las puertas están –por fin– abiertas.

Diala es el espacio donde Sala ha plasmado todas sus pasiones. La carta es un conciso compendio de las influencias que han marcado la carrera del cocinero durante años. Una olla común donde se junta un poco de peruano, bastante de mediterráneo y uno que otro toque asiático. Descuide, no es extensa. Sí es variada.

Aventura culinaria

Una pared enchapada en madera sostiene las macetas de hierbas aromáticas y flores comestibles que Sala emplea en sus recetas. Romero, orégano, toronjil, cedrón, dos clases de perejil. Todo huele rico. Todo sirve.

El cebiche de langostinos (S/. 35) a la piedra con camote asado y palta –y suficiente picante para que el color se suba a las mejillas– es una buena manera de conocer esta mesa. Lo mismo pasa con el tartar de res (S/. 36,50) y el criollo pastel de choclo con carne (S/. 21,50), una de las pocas presencias locales en el menú internacional diseñado por Sala. La segunda sería el lomo saltado, con inseparables arroz y papas fritas (S/. 48,50).  Solo por si extraña el sabor nacional.

Frío o calor, a veces resulta imposible decirle que no a un plato de pasta. Las de Diala –como el resto de masas y panes del menú– son hechas en casa. Ravioles de espinaca y ricotta (a S/. 36,50), ñoquis de papa en salsa Putanesca (S/. 34,50) o unos papardelle en salsa de cola de buey con tomates asados (S/. 36) son algunas de ellas. Si busca sabores más frescos, el filete de salmón en salsa de miel con arroz vietnamita (S/. 48,50) y un atún teriyaki con quinua de colores (S/. 49,50) son algunas de las alternativas en carta. Para más efectos, consulte las opciones vegetarianas. Bienvenida la novedad.

#SomosReceta: aprende a preparar un ceviche de langostinos a la piedra (Foto y video: El Comercio)

Noches para compartir

Es lo primero que recibe al visitante y lo primero que conviene revisar. El bar de Diala está integrado al ambiente y tiene una sencilla pero satisfactoria carta de piqueos (que incluye estos tequeños, a S/. 24,50). A cargo de Giovanni Bruno, el pisco ocupa un lugar importante en la coctelería de autor; lo mismo va por la elaboración de insumos propios, como los jarabes.

Dirección: Avenida del Ejército 395, Miraflores

Atención: Lunes a viernes de 12 m. a 3.30 p.m. - 7 p.m. a 11 p.m. Sábados de 12m. a 3:30 p.m. / 7p.m. a 1 a.m.

Sigue la cobertura de Somos en su Facebook y en Twitter @somoselcomercio


Tags relacionados

Somos

Receta