23 de marzo del 2017

El culto a la muerte de la Calabiuza [VIDEO]

En El Salvador rinden culto a la muerte con la Calabiuza. (Foto y video: AFP)

Disfrazados de esqueletos y haciendo rodar tenebrosas carretas, jóvenes salvadoreños rinden tributo a la muerte con el bullicioso y tradicional desfile de La Calabiuza (calavera) en el día de Todos los Santos en Tonacatepeque, un pueblo rodeado de violentas pandillas, 25 km al norte de El Salvador.

Bajo una rigurosa vigilancia de efectivos del ejército y de la Policía y venciendo el encierro impuesto por la confrontación de las pandillas, los jóvenes salieron a las calles para dar paso al evento que la noche del domingo y la madrugada de este lunes hizo olvidar la violencia en la zona.

La colorida actividad se inició al anochecer a un costado del cementerio, ubicado en el oeste del pueblo, donde vestidos con ajustadas licras los jóvenes se pintaron de blanco, negro o rojizo, simulando ser esqueletos.

"La Calabiuza es de nuestra cultura opuesta al Halloween y es sinónimo de vida y alegría, porque la muerte a todos nos llegará", dice a la AFP René García, de 25 años, quien se presentó disfrazado de llorona. 

Estas plañideras (madres) vestidas de blanco con negro llamaron la atención del público con sus aterradores gritos en busca de sus hijos muertos.

A ritmo de tambores y del estruendo de juegos pirotécnicos, las carretas con antorchas inician el recorrido para mostrar calaveras, "zanquilibrijos" (esqueletos) y otros personajes que generan espanto.

Además de los jóvenes con atuendos que simulan esqueletos o los hombres sin cabeza vestidos de negro que salen de la caravana para asustar a niños y adultos, también provocan terror los personajes de las leyendas de la mitología local como el cipitió, el enano panzón de sombrero puntiagudo que come ceniza y enamora a las más bellas jovencitas, y la Siguanaba, la mujer despeinada y de senos desproporcionados que por ser infiel fue condenada por los dioses a permanecer nómada.

Los jóvenes repiten el estribillo "Ángeles somos, del cielo venimos pidiendo ayote (calabaza) para todo el camino, mino, mino".

Durante la caravana, las "almas en pena" eran representadas por jovencitas que muy bulliciosas corrían de un punto a otro junto a los diablos negros y rojos que buscaban conquistarlas.

"El mensaje es que en vida debemos portarnos bien, ayudar a los demás, sin cometer pecados para gozar de paz eterna", comentó a la AFP Sandra Henríquez, de 17 años, un alma en pena.


- Patrimonio Nacional -

El Congreso salvadoreño estudia declarar patrimonio nacional la tradición de La Calabiuza, por su combinación de las costumbres que trajeron los españoles en 1530 y las propias de la comunidad, que celebraban el final de las cosechas y el día de los muertos con Mictlantecuhtli, dios del inframundo y de los muertos.

"Esperamos que la Asamblea Legislativa (Congreso) declare La Calabiuza como patrimonio nacional", dijo a la AFP Ronal Escobar, del directorio de la alcaldía.

Durante la guerra civil (1980-1992) la fiesta de la Calabiuza se dejó de hacer, pero ante los intentos de los jóvenes de adoptar la celebración importada Halloween, la alcaldía y la comunidad decidieron retomarla desde 1994.

Ante la sequía imperante por el fenómeno de El Niño, este año Tonacatepeque, una ciudad agrícola de 91.000 habitantes, no obtuvo buenas cosechas y las autoridades locales debieron comprar fuera de la zona los ayotes que al final de la celebración se reparten a los presentes con miel.

El ayote es endulzado en enormes peroles (vasijas de metal) en fogones levantados en pleno parque, generando un apetitoso aroma que se extiende por todo el pueblo.

Las pandillas que tienen control en la mayoría de las colonias de Tonacatepeque, según las autoridades, cuentan en El Salvador con unos 72.000 miembros, 13.000 de los cuales están en prisión.