Aunque ya tiene buen tiempo con nosotros, el ghost hunting o cacería de fantasmas es una práctica que ha ido cogiendo más popularidad en el Perú y el mundo en los últimos años debido a dos factores: la existencia de programas de televisión como Ghost Hunters o Paranormal Witness, muy sintonizados, y al abaratamiento de los equipos electrónicos que permitirían ir tras la pista de presuntas entidades del otro mundo. Hablamos de lectores de campos electromagnéticos, cámaras infrarrojas, termógrafos digitales, sensores de movimiento y grabadoras de voz, elementos indispensables para la labor del cazafantasmas.

“Hoy día se ha puesto de moda en Estados Unidos el ghost hunting pero es como un pasatiempo. Se limita a recoger pruebas con los aparatos, pero no se hace una investigación histórica de todo el contexto, por eso es que no nos consideramos ghost hunters”, dice Pedro Noguchi, el fundador del grupo Dharma Paranormal, quienes realizan incursiones en casas embrujadas.

Otro equipo de investigación paranormal que existe en el Perú es Contacto Esotérico, liderado por el parapsicólogo Félix Rivera (54). Junto con sus dos hijos, José (31) y Félix (23), tiene una empresa familiar de producción de videos y comerciales. Pero también pone sus cámaras sofisticadas al servicio de la búsqueda de fantasmas. Poseen un catálogo importante de videos filmados por ellos que han sido exhibidos en canales como Discovery, Nat Geo y Telemundo, entre otros. “Ahora grabamos en HD e incluso 4K. No es posible trucar nada”, dice José Rivera.

Lee más de esta nota en la edición de hoy de Somos.