Chris Madden, un joven estadounidense que compró una nueva cámara y quiso probarla, puede darnos una perspectiva precisa de lo que se siente ser tragado por un cocodrilo.

Madden, voluntario en la reserva ecológica Everglades Outpost de Florida (EE.UU.) decidió probar su cámara colocándole una protección de plástico e intentó grabar un lago, hasta que un inmenso cocodrilo se comió la cámara. Él puso el video en YouTube.

"Decidí subir los últimos momentos de vida de mi cámara antes de ir por el resto de las imágenes, ¡pero hay más!", explicó en su cuenta.