Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Lima

Otras ciudades protegidas por Unesco promueven murales urbanos

Autoridades de Quito, Valparaíso y Cartagena de Indias fomentan programas de arte urbano para conservar el patrimonio

El jueves último, el alcalde de Lima, Luis Castañeda, anunció el borrado de todos los murales ubicados en diversos inmuebles del Centro Histórico. Según refirió, así lo prescribe la Ordenanza 062 de 1994 – que establece la eliminación de elementos fuera de contexto de los predios  ubicados en el centro– y también lo señala un acuerdo con la Unesco.

El Comercio conversó con los propietarios de tres predios situados en el jirón Lampa, donde aún se conservaban los murales hasta el viernes, quienes señalaron que la comuna limeña –a través de la Gerencia de Ambiente– los había visitado ayer con el fin de que firmasen un documento para autorizar la eliminación de las imágenes. Ellos se negaron.

Durante el resto de la jornada, distintos colectivos artísticos protestaron por la decisión municipal y se ubicaron frente a algunos murales del Centro Histórico para evitar su eliminación. “Exigimos una política de fomento de estas expresiones”, indicó la plataforma #LimaQuiereCultura a través de un comunicado.

“NO DAÑAN EL PATRIMONIO”

Alberto Martorell, presidente del Comité Peruano del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos Perú), señaló que los murales representan la cultura viva de Lima y calificó la decisión de Castañeda como “una actitud dictatorial”.

“Si bien algunos murales pueden romper un poco la lectura general del ambiente, al emplear una estética diferente al entorno, ninguno de ellos daña la zona monumental ni representa un peligro para el patrimonio cultural determinado por la Unesco. Borrarlos sería faltar el respeto a la diversidad cultural limeña”, dijo Martorell.

El Programa Municipal para la Recuperación del Centro Histórico de Lima (Prolima) determinó –en los últimos cuatro años– que la zona monumental de la capital tenía cerca de 50 muros ciegos [paredes sin ventanas ni puertas] que podían albergar murales artísticos.

El mapeo se realizó en muros de estacionamientos o de terrenos vacíos que estaban descuidados. “La Unesco jamás se pronunció en contra de nuestra política de promoción de murales porque entendían que forman nuestra diversidad artística”, explicó Patricia Dias, ex directora de Prolima.

EL MURALISMO EN LA REGIÓN

Otras ciudades de Latinoamérica –declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco– han establecido políticas culturales para promover el arte urbano a través de los murales como parte de la expresión artística de sus ciudadanos.

En Quito, la alcaldía metropolitana gestiona anualmente la Galería de Arte Urbano, donde se convoca a diversos artistas ecuatorianos para intervenir algunos puntos de alta visibilidad en la ciudad. El objetivo, según la autoridad quiteña, es crear ejes turísticos alrededor de los murales.

En Valparaíso (Chile), el municipio de la ciudad promueve el programa Museo a Cielo Abierto, que consiste en una ruta turística donde se exhiben más de una veintena de murales que se pintaron desde 1963. La comuna chilena invierte unos US$30 mil anuales para el mantenimiento de las imágenes.

En Cartagena de Indias (Colombia), el concejo de la ciudad organiza el Festival Internacional de Arte Urbano de Colombia, donde participan diversos artistas que intervienen más de 30 murales. Cada participante debe revelar en su obra por qué Cartagena es patrimonio intangible de la humanidad.

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías