Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Lima

El héroe del Cenepa entrará a Cripta de los Héroes tras 22 años

Ejército rendirá todos los honores a piloto Luis Alberto García Rojas. Hace un año sus restos están en casa de su esposa

El último héroe nacional que ha tenido el Perú aún no descansa en paz. Hace un año los restos del mayor EP Luis Alberto García Rojas habían sido exhumados de un cementerio en La Molina para ingresar con todos los honores a la Cripta de los Héroes, junto a Miguel Grau y Francisco Bolognesi. Pero un día antes de los actos, el Ejército canceló todo y a Julia Panta, la esposa, no le quedó más opción que quedarse con el héroe en casa.

El argumento militar fue que invitaciones no autorizadas ponían en riesgo la integridad del entonces presidente Ollanta Humala, quien tenía dos poderosas razones para acudir a la ceremonia: la ley 28682 lo obligaba a dirigir el acto y García Rojas había sido su compañero de cuarto y promoción en la Escuela Militar de Chorrillos.

El momento más doloroso de esta parte de la historia ocurrió el 29 de enero del 2016. Pese a la cancelación, los compañeros de armas del héroe llegaron a la cripta cargando el pequeño ataúd blanco, y Julia Panta caminó hasta la puerta del mausoleo y tocó tres veces esperando en vano que alguien abriera la puerta para rendirle honores a su esposo. De fondo sonaba en trompeta el himno a los caídos del Cenepa.

Fue así como Julia Panta regresó a su casa en Surco y decidió vivir con los huesos. Nada la persuadió a cambiar de idea: ni las disculpas escritas del Ejército ni las que le ofreció en persona el entonces ministro de Defensa Jakke Valakivi. Ella se quedaría con los restos hasta que el Estado cumpliera con la ley que ordena que García Rojas entre en la última morada de los héroes patrios.

Ya ha pasado un año desde entonces, 11 años desde que el Congreso lo declaró héroe y 22 desde que murió.

–Se acerca el día esperado–
La fecha elegida para el traslado de García Rojas es el próximo 29 de enero, porque coincide con el día en que un misil ecuatoriano hizo estallar su helicóptero. Ya se cumplieron varios de los compromisos que el Ejército asumió luego de los últimos tropiezos. Se ha erigido una estatua y puesto una placa conmemorativa en el parque Héroes del Cenepa, a un lado del Cuartel General del Ejército (San Borja).

También se han impreso 10 mil libros con la historia del héroe, contada por su esposa. Allí hay un punto de discordia: el compromiso era imprimir los libros necesarios para que el Ministerio de Educación los distribuya en todos los colegios del país.

Está listo el sarcófago donde reposarán los tres huesos conservados de ‘MacGyver’ –así lo bautizaron en la Aviación del Ejército por su habilidad para resolver problemas–. Este es una réplica del sarcófago de Bolognesi, pero más pequeño. Está hecho de mármol y es adornado con cuatro aros, una espada y laureles en bronce.

La programación también está casi definida. El sábado 28 de enero, una comisión militar trasladará el ataúd desde la casa de la esposa hasta la Escuela Militar de Chorrillos y allí pasará la noche. A las 9:00 a.m. del 29 de enero, se iniciará el traslado hacia el Presbítero Maestro (El Agustino). Custodiarán el recorrido oficiales y soldados. El ingreso a la cripta y la entrega del título de héroe debería ser encabezado por el presidente Pedro Pablo Kuczynski. Así manda la ley.

Cuenta el historiador Antonio Zapata que el cuerpo de Bolognesi fue repatriado por los chilenos poco tiempo después de la Batalla de Arica (1880) y que fue declarado héroe en medio de una gran conmoción.

En el caso de Grau –afirma Zapata– sí hubo algunas disputas políticas porque el almirante pertenecía a las filas del Partido Civil, movimiento que se había enfrentado al entonces presidente Nicolás de Piérola. Por estas discrepancias, el mandatario declaró al capitán del Monitor Huáscar héroe de segunda categoría.

Si nada falla para el 29 de enero, Luis Alberto García Rojas entrará en la historia como el héroe que esperó dos décadas para que el país que defendió desde los aires reconozca su valerosa acción.

Julia Panta Quevedo, esposa de Luis Alberto García Rojas
“Me siento dolida porque el Ejército hace esto obligado por el Poder Judicial”.

Ofrendó su vida

-El 29 de enero de 1995, en una primera incursión, el helicóptero de ‘MacGyver’ y tres naves más bombardearon exitosamente una tropa ecuatoriana. Ese mismo día, en una segunda incursión, ocurrió la tragedia.

- García Rojas, de la Aviación del Ejército, se ofreció a ir al frente de esa segunda misión con su aeronave de abastecimiento, que no estaba preparada para combate aéreo. Su MI-8 era lento y carecía de sistema antimisiles.

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías