Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Lima

Luis Castañeda: 16 meses de gestión en tres puntos

Transporte, obras y seguridad. Las decisiones que se han tomado en la Municipalidad de Lima analizados en esta nota

Luis Castañeda: 16 meses de gestión en tres puntos

Luis Castañeda: 16 meses de gestión en tres puntos

Luis Castañeda: 16 meses de gestión en tres puntos

Luis Castañeda Lossio asumió la alcaldía de la Municipalidad de Lima por tercera vez en enero del 2015. Desde entonces, han pasado 16 meses llenos críticas de especialistas, cuestionamientos a decisiones tomadas desde el sillón municipal y peleas con diferentes ministros en el afán de mantenerse fiel a su slogan “Más obras” sin importar los errores en el camino.

Quizá la más fiel representación de la actual gestión de Luis Castañeda es el recientemente estrenado by-pass de 28 de Julio. Se financió con dinero que había sido destinado por la gestión de Susana Villarán para reubicar a la comunidad de shipibos de Cantagallo, se llevó adelante a pesar de los cuestionamientos y una vez estrenada, sigue siendo criticada por ser un foco de tránsito vehicular pesado pese a los 58 millones de dólares invertidos.

Presentar obras propias y pasadas, ignorar las críticas y dar marcha atrás cuando los cuestionamientos ya no pueden ser dejados de lado. Reducir la actual gestión de Castañeda Lossio a este proceder puede ser una generalización, pero demuestra un modus operandi que se ha podido apreciar a lo largo de sus tres gestiones y que le ha llevado a tener una aprobación promedio de más de 65%.

A continuación, los principales hitos de estos 16 meses de gestión.

- TRANSPORTE

Metropolitano. Una de las primeras medidas que tomó la actual gestión de Luis Castañeda fue reducir el pasaje de los buses alimentadores a 50 céntimos (aunque viajar en la troncal sigue costando S/2,50). Pero esta medida no logró solucionar los principales males de este servicio. Los 300 buses de la troncal no se dan abasto y generan una saturación en horas punta, mientras que hay una ampliación congelada desde hace seis años, lo que le ha costado un arbitraje perdido por un valor de 54 millones de soles. Se espera que tras una inversión de 200 mil soles se termine de extender la vía hasta Chimpu Ocllo a finales del 2018.

Corredores complementarios. Desde los primeros meses de la gestión, Castañeda evitó decir si la reforma de transporte que inició Susana Villarán con los corredores complementarios seguiría adelante o no. En ese contexto, se publicó la ordenanza 1876 que renovaba autorizaciones de las actuales rutas de transporte por tres años. El revuelo fue tal que, en cuestión de meses, la Municipalidad de Lima dio marcha atrás y modificó el texto para garantizar que los corredores seguían adelante.

Ahora sigue la controversia porque la comuna, luego de enfrentarse al MEF durante meses, dio marcha atrás y decidió buscar la opinión favorable del ministerio sobre los contratos de los corredores, lo que ha llevado a anular dos de los consorcios que más tiempo llevaban operando en Tacna-Garcilaso-Arequipa y Javier Prado-La Marina-Faucett.

Caos en Manchay. Antes de que anulara a uno de los dos consorcios que operaban en el corredor Javier Prado-La Marina, la Municipalidad de Lima anunció que retiraría rutas de empresas que operaban en Manchay para implementar rutas alimentadoras. Los transportistas que se opusieron a esta medida realizaron una protesta de varios días que dejó como saldo decenas de heridos. Ante la presión social, la comuna dio marcha atrás y anuló los alimentadores. Así, volvieron a operar empresas que debían más de 3 millones de soles en multas impagas.

Vía de Evitamiento. Desde marzo de este año, se subió el precio de los peajes a 5 soles, tal y como lo había anunciado El Comercio a inicios de año. Lamsac recauda anualmente más de S/267 millones pero en Evitamiento todavía hay enormes problemas como un cuarto carril abandonado, puentes peatonales en mal estado y columnas de intercambios viales que siguen en medio de la vía a pesar de que ya no se construirán.

- OBRAS

By-pass de 28 de Julio. La obra costó 58 millones de soles y fue entregada después de un año. Al cierre de esta nota, seguía operando en marcha blanca en horario restringido y evitando horas punta, pero aun así registraba congestión vehicular en los túneles que unen la Av. Arequipa con la Av. Garcilaso de la Vega. Todo por los problemas que rodean el by-pass: paraderos mal ubicados, semáforos, colectivos y señalización que permite dar vueltas indebidas en la Av. 9 de Diciembre.

Túneles Santa Rosa y San Martín. Estos dos túneles que unen San Juan de Lurigancho con el Rímac fueron grandes cuestionamientos de la gestión de Villarán por las demoras en su entrega. Todo por un derrumbe dentro del túnel Santa Rosa que interrumpieron los trabajos desde el 2011 hasta el 2014. Castañeda Lossio terminó la obra y se abrió al tránsito tras una marcha blanca, pero ahora la Municipalidad del Rímac critica que la carga vehicular que llega desde San Juan de Lurigancho es mayor a la que soportan sus calles.

Puente Bella Unión. Durante su primer discurso en enero del 2015, Luis Castañeda prometió que en abril de ese año empezarían las obras en esta vía. Luego que no se pudo cumplir esta fecha, se responsabilizó al MEF por retrasar el proceso. Los trabajos iniciaron recién en julio y se prometió que terminarán tras 18 meses. En abril de este año se cerró el tránsito y se generó un plan de desvíos que estará vigente hasta diciembre de este año si es que se cumplen los plazos. Hasta entonces, seguirá el caos y el intenso tráfico en las rutas alternativas de Enrique Meiggs, Av. Perú, Dueñas y Faucett.

Cuestionada Costa Verde. A pocos meses de asumir la gestión, Luis Castañeda anunció que se construiría el tercer carril del circuito de playas que no se hizo por las protestas de bañistas y vecinos de Miraflores. Tras llegar a un acuerdo con quienes se oponían a estos trabajos, se construyó un pase peatonal a desnivel entre las playas Punta Roquitas y Makaha. Este malecón ahora es cuestionado por obstruir la vista de la playa, por ser un pase aislado sin acceso peatonal eficiente y porque sus columnas base ya registran visibles daños producto del oleaje. Cabe recordar los cuestionamientos tras su presentación con “espontáneos” deportistas.

Túnel Benavides. La construcción empezó en el 2014 y la actual gestión de Luis Castañeda asegura que podría estar entregándose en setiembre de este año. A esta obra se le suman los intercambios viales que se han empezado a hacer desde San Borja Norte y El Derby y que estaban programados desde hace años como parte de la concesión a la empresa Rutas de Lima.

Óvalo Naranjal. Los trabajos de este intercambio vial de la Panamericana Norte, parte de la concesión original de Rutas de Lima, empezaron en diciembre del 2014. En marzo del 2015, Castañeda aseguró que se entregaría a fines de ese año, pero la fecha se aplazó y hasta el momento se sigue esperando que se habilite el pase vehicular por el óvalo.

Línea Amarilla. Desde el 2009, la empresa Lamsac inició los trabajos para el túnel que pasará por debajo del río Rímac, además de gestionar las mejoras en la Vía de Evitamiento. El túnel sigue avanzando lentamente y la Municipalidad de Lima anunció en el 2015 que en junio de este año se estaría terminando el túnel. El proyecto en sí estaría listo a finales de año.

- SEGURIDAD

Serenos con armas no letales. Desde mediados del 2015, Luis Castañeda Lossio manifestó su respaldo a la idea de que el serenazgo de la Municipalidad de Lima porte armas no letales. Con el paso de los meses, se agudizó el enfrentamiento entre la comuna y el Ministerio del Interior, ya que este último aseguró que no había marco legal para otorgarle este armamento a serenos. Pese a estos cuestionamientos, la comuna siguió adelante y ahora hay decenas de serenos que portan armas no letales.

Fin del 24x24. Entre diciembre del 2015 y enero de este año, el Ministerio del Interior dispuso el fin de la modalidad conocida como 24x24 que permitía a policías trabajar en sus horas de franco como seguridad de privados. Esto afectó a la Municipalidad de Lima, la cual se quedó de pronto sin apoyo policial para velar por servicios como el Metropolitano o los Hospitales de la Solidaridad. El Gobierno Central espera que la comuna proceda a contratar seguridad privada, como cualquier otra empresa, si es que quiere más agentes además de los policías que le otorga el Mininter.

Cámaras de seguridad. A mediados del 2015, Castañeda anunció que la Municipalidad de Lima estaba en proceso para adquirir más de 160 cámaras de vigilancia. Para abril de este año, se anunció que 170 cámaras ya estaban instaladas y funcionando, listas para operar en conjunto con la iniciativa del “Botón de pánico”. Esta última iniciativa está en fase de prueba en la Av. Abancay.

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías