Presos usan señal Wi Fi desde penales para planear extorsiones

Reos pagan hasta S/.300 a vecinos o locales cercanos de las cárceles por las claves que permiten el acceso a las redes

Presos usan señal Wi Fi desde penales para planear extorsiones

Foto referencial. (Archivo El Comercio)

Presos usan señal Wi Fi desde penales para planear extorsiones

ENRIQUE VERA / @kiquevera

Las extorsiones y el planeamiento de crímenes desde los penales a través de llamadas por celulares ha migrado desde hace casi cuatro años a la comunicación vía Internet. Los reos captan diariamente señales Wi Fi ampliadas desde casas o locales cercanos a las cárceles para chatear por Facebook y WhatsApp o usar Skype y Hangouts

Los reclusos han aprendido a manejar las aplicaciones y servicios de mensajería instantánea, mientras que el tráfico de los denominados celulares inteligentes crece en las prisiones.

En diciembre del 2011, el consorcio Prisontec detectó en el penal San Jorge hasta 9 redes habilitadas dentro de un pabellón con 37 internos. Una evaluación posterior en las celdas especiales de Piedras Gordas arrojó la presencia de tres redes para ocho presos. Entre otros casos, esta investigación permitió dar con la red de Internet que usaba Antauro Humala en dicho penal.

Cuatro meses después, Prisontec presentó un proyecto para la instalación de un sistema de bloqueo de señales de telefonía celular que todavía sigue en licitación en Pro Inversión.

El uso de Wi Fi se ha extendido a otras cárceles de Lima, incluso en las de Ica y Cusco, lo cual ha sido confirmado recientemente por miembros de la Comisión de Seguridad Ciudadana del Congreso. 

El jefe del INPE, José Luis Pérez Guadalupe, indicó a El Comercio que actualmente no dispone de información al respecto, pero Amador Alfaro, nuevo director del penal El Milagro de Trujillo, no descartó que gran parte de las extorsiones sean urdidas allí. El 80% de las amenazas de muerte, sostuvo, sale de este recinto.

NEGOCIO REDONDO
Los vecinos proveedores de señal cobran hasta S/.300 por alquilar sus claves de acceso. Por una sola red de Internet hay hasta cuatro o cinco reos que pagan para acceder al servicio, según explicó a El Comercio, Tito Fernández, gerente general de Prisontec. “El dueño de una señal que cuesta S/.250 al mes, gana así S/.1.200”, anotó.

Dos ex agentes carcelarios señalaron a El Comercio que este negocio existe porque también hay guardias que cobran a los presos por el uso de teléfonos inteligentes. En el caso de los penales más alejados, la señal es enviada a través de antenas direccionales que abarcan hasta 9 kilómetros de distancia y, en palabras de Fernández, son increíblemente difíciles de ser descubiertas porque en electrónica es posible cubrir estas señales en el aire.

EL BLOQUEO EN ESPERA
El proyecto de Prisontec para el bloqueo de señales en prisiones contempla la instalación de ‘jammers’ (emisores de ondas electromagnéticas) que distorsionan hasta cinco señales distintas, incluida la de Wi Fi. 

Los reos podrán llamar de locutorios con un código personal que recibirá recarga de saldos y el destinatario será advertido que la comunicación salió desde una cárcel. Los números quedarán registrados en un servidor del proveedor.

La instalación y operatividad en los 33 penales que concentran el 93% de reos del país no generará costos al Estado porque Prisontec ha proyectado una inversión de US$4,8 millones en este sistema, pero recaudaría el costo íntegro de las llamadas. 

LA PROPUESTA ISRAELÍ

Javier de las Casas, representante en el Perú de M Communications, empresa israelí participante de la licitación, dijo que el ‘jammer’ común, equipo que se usaría para bloquear las señales de Internet en los penales, también puede afectar las de las viviendas vecinas.

Por ello, indicó, su uso tendría que darse con ‘jammers’ de potencia controlada, aunque estos dejen zonas desprotegidas. Un reo podría ubicar esos espacios y comunicarse desde allí. Sin embargo, esos vacíos pueden ser monitoreados por el sistema israelí que patrocina debido a que permite la escucha, grabación y ubicación del infractor. La cantidad de ‘jammers’ por instalarse tiene que ver con la situación física de cada penal.

Prisontec y M Communications estiman que la colocación de los ‘jammers’ en los 33 penales seleccionados tomaría menos del plazo límite estipulado en la propuesta (dos años). La primera compañía calcula que en seis meses se bloquearía a más del 50% de la población penal, empezando por el norte del país. La otra empresa proyecta que, entre dos a tres semanas, pondría la red de protección en una cárcel, incluido el control de calidad.

PROCESO DE LICITACIÓN EN SU RECTA FINAL

Dos años después de que la iniciativa para instalar el sistema de bloqueo se presentara en Pro Inversión, ayer fueron aprobadas las bases del concurso –en el cual participa un consorcio colombiano, así como Prisontec y M Communications–, a través de la Resolución Suprema 008 del Ministerio de Economía y Finanzas, publicada en el diario oficial “El Peruano”.

En tres días serían publicadas las reglas con el cronograma que seguirá la licitación hasta la entrega de la buena pro, calculada por Pro Inversión hacia fines del mes de junio.

Desde el 17 de enero, el proceso de adjudicación se prolongó con el ingreso de los consorcios israelí y colombiano como terceros interesados en el proyecto denominado Prestación de Servicios de Seguridad Electrónica en Prisiones. La ampliación de este proceso se realiza de acuerdo con el D.L. 1012 Ley Marco de Asociaciones Público-Privadas para la Generación de Empleo Productivo.

Prisontec ha criticado que la marcha del proceso en Pro Inversión haya tardado innecesariamente, por ejemplo, en el trabajo realizado por TP Consulting, consultora contratada para la evaluación de la propuesta, así como en las “idas y vueltas” que la iniciativa ha tenido para ser aprobada por los comités de Pro Inversión y su consejo directivo.

Además, Prisontec señala que el visto bueno de Osiptel demoró seis meses.

El presidente de la Comisión de Seguridad Ciudadana del Congreso, Fernando Andrade, refirió que han sido dos años de trámites burocráticos mientras que desde los penales se realiza el 90% de las extorsiones en el ámbito nacional.

EN 33 PENALES
Las cárceles contempladas para la instalación del sistema de bloqueo son las que albergan a más de 500 presos. Entre ellas figuran las de Huaral y Callao.
 
PAGO A CONSULTORA
A TP Consulting se le habría pagado S/. 300.000 como asesor en el proceso de licitación.
 
LA TARIFA
El costo por llamada a teléfonos celulares desde los  locutorios en cada uno de los 33 penales es de S/.0,49, según se ha establecido en la iniciativa.

HAY PREOCUPACIÓN
Los consorcios que participan en el proceso de licitación están preocupados por los tiempos que demandarán los trámites en aduanas para recibir sus equipos y los permisos que debe otorgar el INPE para el trabajo en los penales.
 
LAS REQUISAS
Entre el 2012 y el 2014 se han realizado ocho grandes operaciones para decomisar celulares en penales. La gran mayoría de equipos incautados no fue de última generación (smartphones).

EN GALLETAS
Ayer se detuvo en el penal Río Seco de Piura a una joven cuando intentaba ingresar celulares, baterías y cargadores camuflados  en paquetes de galletas de soda. 
 
CONTROL DE VISITAS
El proyecto en licitación también incluye un control de visitas para la identificación de huellas digitales y su confirmación por Reniec.