23 de abril del 2014 20 °C

Chatarreo de vehículos con más de veinte años no tiene fecha de inicio

Lima proyecta retirar cuatro mil unidades este año. Concejo limeño todavía no aprueba ordenanza para el retiro de vieja flota

Chatarreo de vehículos con más de veinte años no tiene fecha de inicio

EL COMERCIO

Un inicio poco claro. Aunque Pro Transporte anunció que a partir de esta semana empezaría el plan de chatarreo, que permitirá retirar este año cuatro mil vehículos con más de dos décadas de antigüedad, aún tendremos que soportar el espeso humo que arrojan las viejas combis, ómnibus y microbuses que circulan por las pistas limeñas.

El concejo metropolitano no ha aprobado la ordenanza para iniciar la eliminación de 17 mil vehículos obsoletos. Estos representan el 50% de la flota total de transporte público de la capital, según la Gerencia de Transporte Urbano de Lima.

De momento solo existe un proyecto de norma que contiene, entre otros aspectos, el cronograma de retiro de rutas. El mismo que puede sufrir modificaciones y que, luego de ser aprobado por el Concejo de Lima, deberá contar con el visto bueno del Ministerio de Transportes y Comunicaciones para ponerse en marcha.

Juan Tapia, presidente de Pro Transporte, indicó que el plan de chatarreo vehicular que dirige su entidad solo afectará a combis, taxis y microbuses que compiten con el Metropolitano. Para ello, la Municipalidad de Lima cuenta con un fondo inicial de US$6’100.000 que está en custodia de la Corporación Financiera de Desarrollo (Cofide). Se trata de un fondo de fideicomiso otorgado por los concesionarios del también denominado Cosac 1.

Existe otra partida de S/.25 millones del presupuesto del Concejo de Lima que será distribuida en partes iguales entre Pro Transporte y la GTU. Estos montos servirán para costear el retiro de unidades a lo largo del Cosac 2 y de los cuatro corredores complementarios previstos, así como en el resto de rutas de la ciudad.

Pero los planes van más allá. Según Tapia, la Municipalidad de Lima pretende asignar otros S/.25 millones para el chatarreo de taxis. Esta suma se empezaría a desembolsar en el segundo semestre del año. “Primero debemos formalizar los taxis para no cometer el error de comprar vehículos piratas. Eso lo maneja la GTU”, dijo.

PERÍODO DE PRUEBAS
De los US$6’100.000 se invertirán US$120 mil para un plan piloto: período de pruebas en el que se destruirán 16 buses antiguos. Esta etapa inicial servirá para afinar el proyecto de ordenanza. Sin embargo, Tapia reconoció que estos vehículos podrían ser sustituidos por nuevas unidades.

“Todavía no tenemos la capacidad legal para evitarlo, ya que es la ordenanza [que aún no ha sido aprobada] la que propone la eliminación de los cupos”, indicó.

Hoy se realizará el plan piloto en San Juan de Lurigancho. Allí se desarmarán y cortarán los chasís. “La chatarra se convertirá en fierro en otra planta de Chimbote. En Lima no se hará ningún proceso industrial”, aseguró Tapia.

Fuentes de Pro Transporte informaron que hoy también se presentaría en sesión de concejo el proyecto de ordenanza del plan de chatarreo, el cual se espera pueda ser aprobado en breve.

PARA TENER EN CUENTA
Lo que debe saber del chatarreo
Beneficiarios
Según lo previsto en el proyecto de ordenanza, podrán acceder al chatarreo los propietarios de vehículos con más de veinte años de antigüedad que todavía estén circulando. Los transportistas del Callao podrán participar siempre y cuando estén acreditados en Lima.

Incentivo monetario
El dueño recibiría un cheque al presentar el certificado de chatarreo. Por ejemplo, si se trata de un ómnibus de 20 a 25 años de antigüedad recibiría US$10 mil. Por un microbús igual de antiguo: US$7.500.

Puntaje para rutas
Otra modalidad es la bonificación por puntos, que permitirán postular a las futuras habilitaciones de rutas que se convoquen.