19 de abril del 2014 17 °C

Contaminación del río Rímac aumenta y no hay quién pague por ella

La polución industrial crece sin que Produce imponga multas a empresas. Sedapal gasta 17,6% más, desde mayo, para potabilizar agua para Lima

Contaminación del río Rímac aumenta y no hay quién pague por ella

CARMEN GALLEGOS

Desde lo alto de la bocatoma II de la planta de Sedapal, en la Atarjea, se observa un torrente de aguas negras que carga todo tipo de desechos, desde bolsas de plástico, zapatillas y desmonte hasta animales muertos. Según los monitoreos mensuales de la Dirección General de Salud (Digesa), estas aguas contienen además metales, desagües industriales y contaminación orgánica.

Resulta difícil creer que se trata de las mismas aguas que llegan a nuestro hogar luego de un tratamiento intenso para potabilizarlas. Para ello, es necesario un milagro químico compuesto de cloro y carbón activado, entre otros insumos, que costaron S/.12,7 millones en el 2010.

No obstante, en vez de disminuir, la contaminación aumenta. Este año Sedapal detectó un peligroso incremento por vertidos de origen industrial que ya elevó su presupuesto en un 17,6%.

FÁBRICA DE POLUCIÓN
Según Sedapal, la contaminación proviene del río Huaycoloro, que desemboca en el Rímac, 1,5 kilómetros antes de la Atarjea.

Yolanda Andía, gerenta de Producción de Sedapal, explica que debido al incremento de la contaminación hasta fin de año se habrán gastado más de S/.15 millones en recuperar el agua.

“El río Rímac ha cambiado. Desde mayo observamos compuestos orgánicos nitrogenados y materia orgánica que, creemos, proviene de las industrias alimentarias del Huaycoloro”, indicó.

De hecho, el Informe Técnico N° 11 del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), publicado este mes con datos de Sedapal, muestra una tendencia creciente desde el 2008 en la concentración promedio de material orgánico, detectada en las plantas de tratamiento. El pico fue en junio de este año, con 1.735 mg/l, y aunque luego hubo una caída, el valor de setiembre (1.355 mg/l) es de todos modos 50,6% más alto que la del mismo mes del año anterior.

Consultada al respecto, la Autoridad Nacional del Agua (ANA) informó tener registradas a 10 empresas que arrojan sus residuos industriales al río Huaycoloro. No obstante, comunicó que solo la compañía cervecera Ambev Perú tiene una autorización vigente para realizar vertimientos en el afluente del río Rímac.

Durante el 2011, el ANA multó a tres empresas: la curtiembre Titán, la empresa de reciclaje Dekaplastic y la lavandería Lava Jeans, por arrojar sus desagües industriales sin autorización. Todas ellas han apelado ante la Fiscalía Ambiental de Lima.

Sigue leyendo la nota haciendo clic aquí

Una infografía sobre las empresas que contaminan el Rímac en este enlace

Testimonios del Río Rímac: una infografía multimedla