23 de abril del 2014 20 °C

Ebrios y libres: 200 choferes se libraron de sanciones por manejar embriagados en Lima

100 de ellos cometió las faltas en SJL. Magistrados ordenaron las prescripciones de procesos

Ebrios y libres: 200 choferes se libraron de sanciones por manejar embriagados en Lima

PAMELA SANDOVAL DEL ÁGUILA

Fernando Maggiolo de la Matta (45) y Percy Moscol Gómez (31), causantes en febrero y setiembre de dos de los accidentes vehiculares más sonados de los últimos meses, tienen en común, además de esos hechos de sangre, el haberlos cometido porque pudieron seguir conduciendo, pese a sus antecedentes de manejo en estado de ebriedad. Omisión de castigo que a la fecha beneficia a 200 conductores más en Lima, la mitad de los cuales cometió las faltas en San Juan de Lurigancho.

“Si se les hubiera cancelado las licencias, como estipula el Nuevo Código de Tránsito, y los jueces hubieran hecho efectivas las condenas que correspondían, esas personas [fallecidas en los casos Maggiolo y Moscol] estarían vivas”, precisó Jaime Vales, procurador del Ministerio de Transportes (MTC), quien ha denunciado por presunta inconducta funcional a los jueces que ordenaron la prescripción de esos 200 procesos contra conductores ebrios. También solicitó la apelación en cada caso.

El Comercio tuvo acceso a 88 de las denuncias presentadas por Vales ante la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA), entre el 21 de setiembre y el 18 de octubre de este año. Los procesos archivados de los que se da cuenta en ellas datan del 2008 e incluyen pedidos de sanción por manejar bajo los efectos del alcohol, mas no por haber participado en algún accidente.

Los magistrados comprendidos en las denuncias son Rodolfo Enríquez Torres, del Tercer Juzgado Transitorio Penal de San Juan de Lurigancho (18 casos); Sonia Bazalar Manrique, del Segundo Juzgado Mixto de San Juan de Lurigancho (5); Víctor Ricardo Reyes Pastor, del Cuarto Juzgado Transitorio Penal de San Juan de Lurigancho (16); Elena Chumán Céspedes, del Quinto Juzgado Transitorio Penal de San Juan de Lurigancho (2); Segundo Vicente Zarria Carbajo, del Juzgado Transitorio Especializado en lo penal de La Molina-Cieneguilla (12); y Edgar Solís Camarena, del Segundo Juzgado Transitorio Penal de San Juan de Lurigancho (35).

Fuentes de la OCMA precisaron que estas quejas fueron derivadas a la Oficina Distrital de Control de la Magistratura (Odicma) para su calificación e investigación con carácter de urgencia.

“Preocupa seriamente la actitud de los jueces, ya que se trata de proteger la vida y que se haga justicia, sancionando a las personas que no tienen condiciones para ser choferes profesionales”, señalaron.

PEGADOS A LA LETRA
Este Diario buscó a los dos magistrados con el mayor número de casos archivados.

Si bien solo uno admitió estar al tanto de las quejas de Vales, ambos aseveraron haberse limitado a cumplir los plazos de ley, según el artículo 274 del Código Penal, que al sancionar con no menos de seis meses ni más de dos años de prisión a quien maneje con más de 0,5 gramos-litro de alcohol en la sangre (0,25 gramos-litro y hasta tres años, en el caso del transporte público), permite archivar por prescripción un proceso al cabo de 12 o 18 meses (la mitad de la posible condena máxima).

“Mensualmente mi juzgado prescribe hasta más causas [de este tipo] porque las penas son muy reducidas si no hay lesiones. En diligencias se pasan hasta seis meses y cuando el caso llega a mis manos no queda más que archivarlo”, respondió el juez Rodolfo Enríquez, quien aseveró que otras quejas previas presentadas por la Procuraduría del MTC han sido subestimadas por carecer de sustento.

“La Quinta Sala Penal para Procesos con Reos Libres, a cargo de Denyse Baca Cabrera, le pidió a Vales conocer mejor los procesos para evitar apelaciones sin asidero”, agregó Ramírez.

A su turno, el juez Edgar Solís recalcó que, por la naturaleza de su juzgado, están obligados a agilizar los expedientes. “Somos una instancia de descarga procesal, y muchos de esos casos nos llegaron con los plazos vencidos”, dijo.

En respuesta a los jueces, el procurador Vales, cuyo despacho evalúa 60 quejas más por prescripción, reiteró que la acción penal prescribe recién a los dos años, de manera ordinaria, y hasta en tres si se trata de un caso con penas conjuntas. “Una solución para estos conflictos está en la implementación, propuesta el 2009, de juzgados especializados en accidentes de tránsito”, dijo el procurador.

La OCMA confirmó haber hecho el mismo pedido al Poder Judicial. Se espera que, en esta ocasión, sí se cuente con presupuesto para aplicar la medida.

PUNTO DE VISTA
El alcohol, mal consejero
Quien conduce un vehículo habiendo consumido licor presenta una subestimación al riesgo, debido al falso estado de euforia y a un exceso infundado de seguridad y confianza por la concentración de alcohol en sangre. Esta práctica se afianza cuando el conductor tuvo oportunidades previas de conducir en ese estado, sin que tuviera percances.

Lo que estas personas olvidan es que, así no se sientan afectados, el alcohol entorpece los reflejos, disminuye el rango de visión y el sentido de la velocidad, además de influir en la toma de decisiones, si –por ejemplo– se ven forzadas a virar o frenar intempestivamente. Si se los sanciona a tiempo, el riesgo de reincidencia sería menor.
SONIA ESCUDERO VIDAL. ESTRATEGIA SANITARIA NACIONAL DE ACCIDENTES DE TRÁNSITO DEL MINSA

LAS CIFRAS
4.468 conductores en estado de ebriedad intervino la PNP en Lima, desde enero hasta inicios de octubre de este año.

2.394 de esos intervenidos habían participado en accidentes de tránsito.

3.970 personas han muerto por accidentes de tránsito en Lima, desde el 2008, según el Ministerio Público.

1.800 casos sigue la Procuraduría del MTC por accidentes de tránsito solo en la capital.

LAS FRASES
“Las leyes deben hacerse cumplir para disuadir a la gente de cometer delitos. Si hay impunidad, la gente lo seguirá haciendo”
JAIME VALES CARRILLO. PROCURADOR DEL MTC

“Los jueces nos ceñimos a la norma, que nos da un año [por caso de alcoholemia]. En diligencias se pasan hasta seis meses”
RODOLFO ENRÍQUEZ TORRES. JUEZ DE SAN JUAN DE LURIGANCHO