29 de agosto del 2014 16 °C

Municipalidad de Lima no fiscaliza el sistema de taxis: el 32% de las unidades son informales

Asociaciones de taxistas los afilian por S/.10 solo para que entren a Setame. Concejo no hace cumplir su propia norma ni erradica el 32% de flota informal

Municipalidad de Lima no fiscaliza el sistema de taxis: el 32% de las unidades son informales

Vea aquí la infografía sobre la problemática del sistema de taxis en Lima.

Por Elizabeth Salazar Vega

El último intento de la Municipalidad de Lima por formalizar el servicio de taxi fue en el 2006. El empadronamiento de conductores, previa toma de foto y pago de S/.8 por examen médico en los hospitales de la Solidaridad, se desactivó a los seis meses de iniciado, e incluso, según recuerda el presidente de la Federación Nacional de Taxis y Colectivos, Joaquín Rosas, hubo unos 60 mil agremiados que no llegaron a recibir su fotocheck pese a haber cancelado.

Las normas que regulan este servicio se concentran en el Reglamento Nacional de Tránsito y la ordenanza 196, emitida por el propio concejo, pero es el incumplimiento de esta última la que ha acentuado el caos vehicular.

Según dicha ordenanza existen tres tipos de taxis: los taxis remisse; los amarillos o independientes; y los de estación, aquellos vehículos que pueden ser blancos, guindas, verdes u otro color. En base a la data que maneja la Gerencia de Transporte Urbano (GTU) y el Instituto Peruano de Administración Municipal (IPAM), de los 210 mil taxis que circularían por Lima, el 67% se encuentra inscrito en alguno de los tres rubros y el restante 32% es informal.

No obstante, el pertenecer a alguna de las categorías de taxis registradas por la Municipalidad de Lima no es garantía de que dichos vehículos sean seguros. Si bien la norma exige que los conductores se inscriban en asociaciones de taxis para que, supuestamente, el concejo organice y fiscalice su labor, en la práctica estas no guardan ningún vínculo con los choferes.

En los alrededores de la sede del Setame, este Diario constató que por S/.10 cualquier conductor puede comprar una ficha, que da cuenta de su inscripción, y un par de stickers que deberá pegar en las puertas de su vehículo para dar la imagen de que pertenece a una empresa. Después de ello, el taxista y la asociación que les vendió la inscripción no volverán a verse las caras, y ni el teléfono que figura en las calcomanías pegadas en el auto son reales. Según verificamos, los números están registrados a nombre de viviendas particulares o de la oficina donde se vendieron las fichas.

“Ha habido veces que por pérdida de objetos o para concertar otro servicio, algunos pasajeros han llamado aquí, pero les decimos que no tenemos relación con el chofer”, nos comentó Liliana Chávez, representante de la asociación Corporación California del Perú, luego que acudiéramos con el presunto fin de registrar un taxi.

Para quien quiera ingresar al negocio, el trámite es más que sencillo. Se paga S/.76,2, se acude al Setame con la tarjeta de propiedad, el SOAT, la revisión técnica, el DNI, y la mencionada ficha de asociación; y listo. En menos de 30 minutos un nuevo taxi tiene luz verde para circular por Lima. “Se puede vender hasta 20 fichas por día”, dice la vocera de otro gremio que prefirió no identificarse.

La ordenanza 196 señala que la Municipalidad de Lima tiene la obligación de “determinar el número de unidades que prestarán el servicio de taxi en base a estudios técnicos y condiciones propias de la ciudad”. Inscribir más unidades con esta facilidad, y sin siquiera fiscalizar que las asociaciones cumplan su papel real, contraviene dicha norma, advierte Luis Quispe Candia, de la consultora Luz Ámbar.

“No se sabe ni cuántos circulan realmente. No tenemos credencial, no nos capacitan ni nos evalúan, solo nos cobran. Cualquiera puede ser taxista; y eso está mal. Somos los primeros que queremos formalidad en este oficio”, añade Joaquín Rosas.

El alcalde en funciones Marco Parra aseguró que los taxistas formales están empadronados y han accedido a créditos para renovar su flota, pero no quiso ahondar en el tema, porque no quiere “caer en un debate de propuestas con las que ya ha esbozado Susana Villarán”.

PROPUESTA NEGADA
A mitad de la semana, Villarán deslizó parte del plan que ejecutará para revertir el caos en el servicio de taxi: empadronar a los taxistas, asociarlos en empresas, crear un radio taxi municipal y limitar su jornada a 8 horas. Aunque ahora quiere negar haber lanzado esta última propuesta, su asesor en temas de transporte, Gustavo Guerra-García confirmó a El Comercio que ello será gradual.

El objetivo de Fuerza Social, dijo, será sincerar el número de unidades que circulan y congelar la cifra en 200.000. “El paso siguiente será reducir en 40% su circulación haciendo que este porcentaje se quede en paraderos esperando ser llamados, por eso es importante que primero se instaure el radio taxi municipal; y antes que eso, que logremos convencerlos de crear asociaciones reales para que se organicen”, acotó.

CRONOLOGÍA
[Octubre 1998]
La Municipalidad de Lima anuncia la realización de un estudio de zonificación que permitirá establecer tarifas para los taxis amarillos y la implantación de taxímetros.

[Octubre 2003]
Se reducen los costos para la formalización de los taxistas. De 160 soles a 62 soles.

[3/10/2005]
El carnet de operación de los conductores de taxis, que tramitaban anualmente, tendrá vigencia de tres años.

[17/7/2009]
La Caja Metropolitana de Lima anuncia facilidades de pago para que 15 mil taxistas reprogramen sus deudas.

[23/7/2009]
Se lanza el Taxi Metropolitano para que los afiliados al Setame renueven su flota.