20 de abril del 2014 17 °C

A nueve años del incendio en Utopía, solo hay un culpable tras las rejas

Revisión de juicio a Percy North se estancó. Otros responsables de la tragedia que se llevó a 29 personas burlan la ley

A nueve años del incendio en Utopía, solo hay un culpable tras las rejas

ELIZABETH SALAZAR VEGA

Percy North está en una celda del penal San Jorge. Han pasado nueve años desde que 29 jóvenes murieron en el incendio que se desató en la discoteca Utopía, del cual él era gerente general, y sigue siendo el único que ha recibido algún castigo penal por su negligencia. El resto de responsables, entre propietarios, empresarios y autoridades locales, que permitieron un espectáculo con fuego y leones en un local que no tenía licencia, extintores y estaba envuelto en material inflamable, no conocen de rejas. Solo saben burlar la ley.

“Cuando un padre pierde un hijo se le termina la vida. Y la mía terminó por una negligencia”, subraya Enrique Ramírez, cuyo hijo homónimo tendría hoy 36 años. Si no hubiera entrado a esa discoteca.

ENREDO JUDICIAL
En diciembre del 2010 la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema, presidida por el ahora titular del Poder Judicial, César San Martín, anuló la sentencia de 4 años por homicidio culposo que se dictó contra North y dispuso que se dé una nueva sentencia. Los padres de las víctimas impulsaron esta decisión porque quieren que el ex gerente sea acusado por homicidio doloso, que podría acarrearle una pena de hasta 20 años, pero eso aún es incierto. North regresó a prisión en febrero de este año, por orden judicial. Desde entonces no hay avances.

“La Tercera Sala Penal de la Corte Superior de Lima envió todo el expediente, inútilmente, a la fiscalía, pues esta respondió que no tenía competencia sobre el tema. Se perdieron tres meses”, dice Edward Álvarez, abogado de Percy North, quien insiste en que su defendido ya pagó sus culpas al pasar por prisión anteriormente.

Pero Álvarez también ha extendido el proceso al presentar un hábeas corpus y una recusación contra los jueces, pedidos que están a la espera.

El caso de Percy North es complejo. El 2004 fue condenado por homicidio culposo a 4 años de cárcel, pero meses después se anuló la sentencia a la espera de que se formalice por doloso. Esto no ocurrió; la fiscalía lo acusó por el mismo delito y fue el juez Miguel Bazán el que, en el 2006, tuvo que cambiar la tipificación y logró sentenciarlo por homicidio doloso a 15 años. Lo que pedían los deudos.

Sin embargo, las vueltas que solo nuestro Poder Judicial puede dar hicieron que North apelara el fallo, le variaran la tipificación de nuevo a culposo y le rebajaran la pena a 4 años. Y como ya había estado 35 meses en prisión, obtuvo la libertad anticipada. Esto se acabó en febrero tras la orden de César San Martín.

MALAS JUGADAS
“Todos los demás culpables están cruzando los dedos y apoyándolo para que el caso no sea considerado como doloso, que es más grave, pues eso también les salpicaría”, dice Martha de la Flor, madre de otra de las víctimas.

Pero los indicios de soborno y corrupción hicieron mayor gala en torno a la culpabilidad de los empresarios Alan Azizollahoff y Édgar Paz. El 2007 fueron excluidos del proceso, pero luego que el 2010 se conociera un audio en el que Alberto Quimper (abogado vinculado a los ‘petroaudios’) se jacta de haber obtenido un fallo corrupto a favor de Azizollahoff, los familiares pidieron que se reabra el proceso en su contra. Pero eso tampoco avanza.

“Azizollahoff acaba de aparecer, por medio de abogados, y ha presentado escritos para no ser incluido en el caso”, explica César Nakazaki, abogado de los deudos.

Seis de los deudos han muerto en los últimos años agobiados por el cáncer, pero el resto de familiares asume que también por la pena y la impaciencia de obtener la justicia que quieren.

Nada queda tras desgracias como esta y la de Mesa Redonda si insistimos en ingresar a locales llenos u obviamos mirar los afiches verdes y blancos que indican la ruta de escape, o peor, si el recinto donde estamos no tiene ni un extintor. Por eso, Roberto Valverde, otro de los deudos, pide algo más: que aquel fatídico 20 de julio sea considerado como día de la seguridad nacional para reflexionar sobre la prevención. “Presentaremos un proyecto de ley para que sea realidad”, agrega.

SEPA MÁS
Además de Percy North y el barman Roberto Ferreyros, cuyo espectáculo de luces y fuego dio origen al incendio, el proceso judicial involucró a los empresarios Alan Azizollahoff y Édgar Paz, así como a Fahed Mitre, socios propietarios.

Como tercero civil responsable se incluyó al entonces alcalde de Surco, Carlos Dargent, y a la empresa Centros Comerciales del Perú S.A., operadora del Jockey Plaza, donde quedaba Utopía. De todos ellos, solo North y Ferreyros purgaron condena.

Los primeros en ser excluidos, en setiembre del 2002, fueron los representantes de Centros Comerciales del Perú S.A. y el alcalde Dargent. Les siguieron, el 2007, Azizollahoff, Paz y Mitre.