Obras en San Juan de Lurigancho están paralizadas

Túnel que une al distrito con el Rímac no avanzó en 90 días. Hospital de la Solidaridad no tiene permiso de construcción

Obras en San Juan de Lurigancho están paralizadas

HENRY F LÓPEZ TAFUR

Vista desde el cruce de las avenidas Prolongación Tacna con Alcázar, en el Rímac, la construcción de la vía que unirá dicho distrito con San Juan de Lurigancho, a través de dos túneles en el cerro San Rosa, ya va tomando forma.

Sin embargo, esta obra vial, que apunta a convertirse en una de las más espectaculares que se haya construido en Lima, ha presentado hasta el momento más de un imprevisto que afectó seriamente el normal desarrollo de los trabajos, a cargo de la constructora Graña y Montero.

El más grave sucedió en febrero, cuando un derrumbe de tierra y piedras bloqueó 30 de los 232 metros que mide el túnel Santa Rosa, por donde los vehículos pasarán desde el Rímac rumbo a San Juan de Lurigancho.

Este incidente, que no dejó heridos, motivó a que la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, anunciara la paralización de las labores en ambos túneles para dar paso a un peritaje que determinara las causas del derrumbe.

El ingeniero Jorge Tenorio, del área de costos y valoraciones de la empresa Cesel Ingenieros, encargada de la supervisión de la obra, dijo a El Comercio que la causa más probable es la presencia de fallas en el terreno, debido a las explosiones que se produjeron para perforar el cerro, y a las filtraciones de agua. “Esto produjo una zona de debilitamiento y llegó un momento en que el terreno cedió”, dijo Tenorio, antes de asegurar que no había manera de prevenir el derrumbe porque las filtraciones estaban lejos de la excavación.

María Elena Sánchez, gerenta general de la Empresa Municipal Administradora de Peaje de Lima (Emape), dijo a este Diario que tanto Cesel como Graña y Montero deben hacer una evaluación de los daños. Los resultados serán presentados a la empresa SVS Ingenieros, proyectista de la obra, que deberá buscar una solución y cotizar los gastos que ello demande. “Hasta el momento, no hemos recibido ningún informe oficial sobre alguna solución a este problema y, por lo tanto, no se puede determinar cuándo estarán listos los túneles y toda la obra”, agregó la funcionaria.

Fuentes de Graña y Montero y de Cesel Ingenieros afirmaron que ya entregaron sus conclusiones a la proyectista. No obstante, Tenorio señaló que aún no está listo el plan de SVS Ingenieros. Este Diario intentó comunicarse en reiteradas ocasiones con representantes de esta empresa, pero no obtuvo respuesta.

El desplome en el túnel Santa Rosa ocurrió cuando las excavaciones estaban avanzadas en un 97%. En el túnel contiguo, San Martín, que medirá 240 metros, los trabajos están avanzados en un 40%.

Mientras tanto, las labores en la pavimentación de las vías externas continúan.

En el lado del Rímac se ha construido una enorme rampa que conecta con los túneles. El punto más alto de esta rampa se eleva hasta 18 metros. En este lugar se encontró un pequeño muro que dataría de la época prehispánica. Personal del Ministerio de Cultura trabaja en la zona para analizar los restos y determinar su antigüedad. Sin embargo, según la gerenta general de Emape, este descubrimiento no implicará ningún retraso, por lo que los trabajos en esa parte de la vía deberán concluir en un mes.

Al otro lado del cerro, en San Juan de Lurigancho, la Municipalidad de Lima ha encontrado otro imprevisto: la oposición de los dueños de una casa de tres pisos, ubicada en la calle Cañete 125, justo por donde se tiene que construir otra rampa hacia la avenida Rímac, en la zona de Caja de Agua. Para vender el inmueble, los propietarios piden S/.1 millón 200 mil, cifra que supera con creces la oferta de la comuna. “Esta casa vale porque fue construida con mucho esfuerzo y sufrimiento durante muchos años”, dijo una de sus habitantes.

La gerenta Sánchez señaló que los dueños de la casa no han permitido la tasación de la misma, por lo que las negociaciones están entrampadas. “La Procuraduría de Emape iniciará un proceso legal de desalojo en los próximos días”, dijo la funcionaria.

EN PUNTOS
El tamaño de la vía que conectará el cruce de las avenidas Prolongación Tacna y Alcázar (Rímac) con Caja de Agua (San Juan de Lurigancho) será de 1,2 kilómetros. Desde el referido cruce, hasta donde comienzan los túneles, habrá unos 700 metros de pista.

Cerca de 1.500 vehículos circularán en horas punta por ambos túneles. De acuerdo con la Municipalidad de Lima, la obra aliviará la congestión en la Vía de Evitamiento, en Puente Nuevo, en El Agustino, y en las inmediaciones de Acho, en el Rímac.

EL DATO
Millonaria inversión
La obra se inició en mayo del 2010 y se estima que beneficiará a 2,5 millones de personas. El Concejo de Lima invierte 79 millones de soles.