29 de julio del 2014 15 °C

El perfil psicológico del secuestrador de Gamarra: tenía un afán de llamar la atención

La psicóloga forense Silvia Rojas sostuvo que todo apunta a que Ruiz Wilfredo Ninasqui Barrios sufría de trastorno de personalidad esquizoide, con rasgos psicopáticos

El perfil psicológico del secuestrador de Gamarra: tenía un afán de llamar la atención

Quienes compartieron con Ruiz Wilfredo Ninasqui Barrios las últimas 7 horas de su vida coinciden en señalar que este joven de 29 años aficionado a la física y a las matemáticas era una persona violenta, impasible y sobre todo perturbada. Recuerdan sus gritos, su intransigencia, la pistola que empuñó sin vacilar contra las cabezas de sus víctimas y el explosivo que llevaba adherido al pecho cuando irrumpió la tarde del último viernes en la agencia del BBVA Banco Continental, ubicada en el emporio comercial de Gamarra (La Victoria).

LAS AMENAZAS
“De uno en uno los voy a matar a todos”, increpó Ruiz a los clientes del banco que a esa hora, minutos antes de las 2 p.m., sumaban casi medio centenar. Desatado el pánico, el solitario asaltante consiguió impedir la huida de 34 de ellos, que se convirtieron en sus rehenes.

Y comenzó la pesadilla. Ninasqui cubrió su rostro con una capucha, se puso guantes quirúrgicos y comenzó a acosar a los rehenes, dos de los cuales sangraban por los disparos que había hecho para amedrentarlos.

Fuentes policiales a cargo del caso comentaron entonces que Ruiz caminaba como un gato encerrado, se exhibía incomprensiblemente por las ventanas y hablaba por celular ansioso por conocer si las autoridades harían eco de sus reclamos.

“Nos amenazaba con la pistola y nos decía que teníamos que gritar y repetir sus demandas: el helicóptero, la moto, el carro. Si no, nos iba a matar”, contó Ana María Rodas Ascencios (28), cajera del banco y una de las tres rehenes que, tras ser liberada, fue internada en el hospital Dos de Mayo por un cuadro de estrés postraumático.

PERFIL PSICOLÓGICO
¿Quién era Ruiz Ninasqui? ¿Qué pretendía al asaltar un banco en una zona tan transitada y a plena luz del día? Para dos especialistas consultados por este Diario, la psicóloga forense Silvia Rojas y el ex ministro del Interior general PNP ® Remigio Hernani, solo hay una explicación: era un desconocido que buscaba reconocimiento.

“Todo apunta a que sufría de trastorno de personalidad esquizoide, con rasgos psicopáticos. Parecía no interesarle su vida tanto como su afán de llamar la atención. Por la forma histriónica como planeó el atraco, diría que también era un chico muy impresionable por pasatiempos como el cine o la TV”, opinó Rojas.

“El delincuente común toma rehenes cuando ve peligrar su libertad, después de cometer el asalto. Este chico lo hizo al revés. ¿Quién roba en un lugar con tanta gente y tráfico de vehículos, que hacen prácticamente imposible huir? Hasta sus pedidos eran incoherentes”, agregó Hernani.

CÁLCULOS DESEQUILIBRADOS
Ruiz Ninasqui nació en Putinza, distrito de Yauyos, en la sierra de Lima. En entrevista con El Comercio, sus amigos y conocidos, entre los que figura el actual alcalde Adelmo Quispe Rojas, describieron a Ruiz como un muchacho introvertido y poco dado al diálogo, a quien solo veían cuando compraba las manzanas que produce la localidad y las llevaba en su camión para venderlas en Cañete.

Una ex compañera de estudios del I.E. 20725 San Lorenzo, que pidió no ser identificada, contó que el muchacho, segundo de cuatro hermanos (Oliberi, Micandrina y Roxana), había sufrido de depresión luego de que un pariente suyo–supuestamente su padre–cayera enfermo hace unos meses.

No obstante, nada de esto parece inferirse del perfil que Ruiz tenía en la red social Hi5, donde se describía a sí mismo como un amante de la física, los viajes y las matemáticas, ciencias que –decía en su perfil virtual– desde marzo último empleaba para “crear una nueva fuente de energía independiente”.

“En Putinza viven más de 660 personas y ninguna lo veía peligroso. Es triste cómo terminó”, acotó el alcalde Quispe.

EL DATO
Desertor del Ejército
Según la PNP, Ruiz Ninasqui no tenía antecedentes policiales ni penales. Sin embargo, en el 2004 se dictó una orden de captura en su contra por desertar del Ejército. La orden, que no se hizo efectiva, caducó tiempo después.