02 de septiembre del 2014 16 °C

Pobladores de Chilca temen que invadan terrenos en Semana Santa

Comuneros denuncian que su alcalde promueve las incursiones. Concejo distrital busca formalizar terrenos en manos de usurpadores

Pobladores de Chilca temen que invadan terrenos en Semana Santa
*FERNANDO GONZÁLEZ-OLAECHEA T.* El Comercio Un grupo de comuneros de "Chilca":http://elcomercio.pe/tag/68809/chilca teme que terrenos de su propiedad sean invadidos durante el feriado largo de "Semana Santa":http://elcomercio.pe/tag/48813/semana-santa, fecha en la que usualmente ocurren este tipo de hechos. Uno de ellos, Julio Cuya Blas, dijo a *El Comercio* que en la zona se escuchan rumores sobre una posible incursión. “En Chilca ya es normal que alguien venga y diga ‘este terreno es mío’. No hay forma de detenerlo”, denuncia. Zoila Zapata también es comunera y, como Julio, teme una invasión. “Ya todos los terrenos los han vendido o usado”, dice. Al parecer, el lugar por invadir es un terreno de 30 hectáreas ubicado a la altura del kilómetro 68 de la "Panamericana Sur":http://elcomercio.pe/tag/102426/panamericana-sur. A finales de enero, la policía desalojó una invasión en la playa Puerto Viejo, en el distrito de San Antonio de Cañete, al sur de Chilca. Las tierras son propiedad de la Comunidad Campesina de Chilca. Aunque agentes de la comisaría de San Antonio dijeron que no sabían de una posible invasión en Semana Santa, aseguraron que están en comunicación con otras dependencias policiales para evitar que esta ocurra. El mayor PNP Ernesto Chávez, comisario de Chilca, dijo que su jurisdicción está alerta, sobre todo en los feriados largos, pues son fechas en las que suelen ocurrir invasiones. *Agregó que cuentan con un plan de contingencia si ello ocurriese.* Se supo desde la alta cúpula de la Séptima Región Territorial de Lima que se están evaluando planes de acción ante invasiones, tanto en el sur como en otros puntos de Lima. Si bien no hay una alerta por este tema, sí se está monitoreando. *FORMALIZAR LA INVASIÓN* Durante el 2011, y en lo que va de este año, la Municipalidad de Chilca ha recibido 4.000 expedientes para otorgar certificados de posesión de terrenos. Nueve de cada diez trámites, añade, corresponden a zonas que han sido invadidas. El gerente de Desarrollo Urbano de la comuna, Jimmy Niquén, admite que, frente a ello, la actual administración municipal –a cargo de Alfredo Chauca Navarro– busca formalizar la ocupación de los terrenos y, así, convertir a los invasores en contribuyentes. Los certificados que legalizan una propiedad ante la municipalidad son el primer paso para la formalización de los invasores en este distrito del sur de Lima. Niquén sostiene que el municipio certifica que las personas tienen años viviendo en los terrenos mediante documentos de las asociaciones de los asentamientos humanos y reitera que el documento busca que los solicitantes se vuelvan contribuyentes. Un grupo de comuneros de Chilca, entrevistados por *El Comercio* y cuyos nombres se mantendrán en reserva por seguridad, denunciaron que dichos documentos para sustentar que las personas viven en la zona suelen ser falsos. Pero no solo eso. También acusan al propio alcalde de Chilca de promover las invasiones. *Él, quien en el pasado fue dirigente de la Comunidad Campesina de Chilca, es quien se llevaría una buena tajada luego de vender esos terrenos a los usurpadores, señalan.* Jorge Huapaya Ballerta, administrador judicial de la comunidad campesina, refiere que las invasiones a sus terrenos han sido y son promovidas por Chauca. *El Comercio* intentó comunicarse con el burgomaestre acusado en varias oportunidades, pero no se obtuvo respuesta. Solo durante el 2011 y 2012, Chauca Navarro registra diez denuncias en el "Ministerio Público":http://elcomercio.pe/tag/5456/ministerio-publico, la mayoría por usurpación. *CHILCA: TERRENO ATRACTIVO* En un reciente estudio de la empresa de corretaje Colliers International, que analiza los precios y las alternativas de inversión de terrenos industriales en Lima, Chilca es descrita como una zona muy atractiva. “Este interés responde a las ventajas que ofrece, que van desde la posibilidad de tener solucionado el tema energético, la oportunidad de áreas de múltiples tamaños, así como las nuevas vías de comunicación y acceso”, revela el estudio. A ello se suma el hecho de que, en los últimos años, el precio de los predios –principalmente para viviendas en las playas del sur de Lima– ha aumentado de forma considerable. *FALTA COMBATIR INVASIONES* Para Julio César Castiglioni, abogado especializado en derecho municipal, las decisiones de la Municipalidad de Chilca de otorgar certificados de posesión a invasores revela que las invasiones son “hechos ilícitos que tienen los mecanismos legales para formalizarse”. “[Otorgar estos certificados de posesión] es una forma de legalizar la invasión, pero ahí tenemos otro problema: el dueño de esos terrenos es la comunidad y, muchas veces, hay grupos de comuneros que promueven las invasiones”, agrega. Para el abogado Ángel Delgado, el proceso de saneamiento físico legal de un terreno busca determinar que este no tenga un propietario. Por ello, recomendó a la comunidad hacer una denuncia de usurpación. “Aquí el problema está en que si no se hace nada puede haber contubernio”, dijo, tras opinar que, en Chilca, hay debilidad para combatir las invasiones. *¿QUIÉN ES ALFREDO CHAUCA NAVARRO?* El alcalde de Chilca, *Alfredo Rosas Chauca Navarro*, es hermano de Oswaldo, un ex militante aprista sentenciado a prisión por haber comprado, con otras personas más, terrenos en ese distrito a "Cofopri":http://elcomercio.pe/tag/135651/cofopri a precios subvaluados. Él compró treinta hectáreas de terrenos en Chilca a poco más de S/.4 mil y por ello fue sentenciado a 11 años de cárcel por los delitos de cohecho, colusión y falsedad ideológica. Ambos hermanos han sido denunciados y figuran como agraviantes en varios procesos en la fiscalía por usurpación o falsificación. Ahora Alfredo es el alcalde de Chilca, puesto que tentó sin éxito en elecciones del 2002 y del 2006. Antes, fue presidente de la Comunidad Campesina de Chilca, donde su influencia, según comuneros consultados, no era pequeña.