Policías agredieron a gays que se besaban en el Centro de Lima

Homosexuales denunciaron a los oficiales por maltrato. Estaban frente a la Catedral de Lima en un acto bautizado como “Besos contra la homofobia”

Policías agredieron a gays que se besaban en el Centro de Lima

(YouTube: gioinfante)

El Movimiento Homosexual de Lima (MHOL) denunció hoy a la Policía por agredir y dispersar sin motivo a un grupo de homosexuales que ayer se besaban en un acto público en la Plaza de Armas de Lima, centro político de la capital.

Según dijo a Efe Mary Vargas, activista del MOHL presente en los actos, todo comenzó cuando un grupo de unos quince homosexuales se besaban y abrazaban en la tarde de ayer, sentados en la escalinata de la Catedral de Lima, en un acto bautizado como “Besos contra la homofobia”.

Las muestras públicas de afecto despertaron reacciones de curiosidad, simpatía y también hostilidad entre los numerosos turistas y visitantes.

Un grupo de policías se acercaron hacia ellos y “sin mediar explicación” comenzaron a empujar a los participantes en el acto para desalojarlos de allí, y continuaron luego hostigándolos con varas y escudos por la Plaza de Armas y sus inmediaciones, llegando a perseguirlos incluso en tiendas, cafeterías y una galería de arte.

“NO SOY UN DELINCUENTE
Un video grabado por el MOHL muestra a los policías empujando con sus escudos a varios activistas y expulsándolos de varios lugares, mientras ellos protestan con gritos como “No soy un delincuente, solo soy homosexual”.

Según Vargas, hay una activista, llamada Alicia Parra, que resultó herida por un varazo policial en la cabeza y necesitó diez puntos de sutura, mientras que otros seis compañeros suyos resultaron contusionados.

Todos ellos han presentado denuncias por maltrato contra los policías que les agredieron, aunque varios de ellos ocultaban la preceptiva identificación.

Esta era la tercera vez que el MOHL organizaba sus “Besos contra la homofobia”, y Vargas se preguntó por qué es la primera en que la policía utiliza la violencia para dispersarlos justo cuando hay un debate político abierto sobre la posibilidad de uniones civiles entre los homosexuales.