20 de abril del 2014 17 °C

Los principales centros comerciales de Lima han sido tomados por los compradores

Aspec alerta sobre saturación vehicular y peatonal del 22 al 24 de este mes. Ropa, juguetes, calzado y artículos para el hogar son los regalos más pedidos

Los principales centros comerciales de Lima han sido tomados por los compradores

Por Pamela Sandoval del Águila

Que levante la mano quien, hoy 18 de diciembre, disfruta de la comodidad del hogar y ya tiene, envueltos y ordenados debajo del árbol navideño, los regalos que esta Nochebuena entregará a sus seres más queridos.

Si somos sinceros, más de uno admitirá que, como hacemos con los pagos y otras tareas que implican tiempo y anticipación, una vez más dejamos para el final la búsqueda del obsequio perfecto.

“Recién cobré la ‘grati’, no tuve tiempo, esperé las ofertas. Las excusas cambian, pero lo que no varía es el malestar que muchos experimentarán hasta el 24, cuando salgan a comprar y se topen con miles que esperaron la última hora”, indicó Ramón García, jefe de Comunicaciones de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (Aspec).

Esta entidad alertó sobre una riesgosa saturación de compradores desde el próximo miércoles 22 hasta la víspera de Navidad en los centros comerciales y puntos de ventas más conocidos de Lima. Según estudios de las consultoras CCR y CFG Conecta, publicados entre octubre e inicios de diciembre, estos lugares son el Mercado Central y Gamarra (45%), supermercados (22%), tiendas por departamento (21%) y mercadillos de barrio (12%).

Consultados por este Diario, Diógenes Alva, presidente de la Coordinadora de Empresarios de Gamarra, y Javier Rodríguez, gerente de Operaciones de Megaplaza, uno de los establecimientos comerciales más grandes del cono norte, la demanda de los limeños se concentrará en las prendas de vestir, juguetes, calzado y electrodomésticos o artículos para el hogar. “Todos tenemos un lugar favorito, o que asumimos como más cercano a nuestras necesidades. Lo importante no es decidir el lugar sino cómo evitar que nuestras compras se conviertan en un dolor de cabeza”, comentó el primero.

CAPACIDAD AL LÍMITE
El Comercio visitó las principales galerías del Mercado Central (Cercado) y Gamarra (La Victoria), así como conocidas tiendas por departamento de Miraflores y Surco, para verificar cómo los establecimientos se prepararon para la temporada.

Si bien la cantidad de visitantes no superaba el aforo de los locales, señalado en sus puertas de ingreso, fueron varios los comerciantes que vaticinaron que el grueso de compradores recién llegará a partir del lunes 20.

“Esperamos que el público se incremente en 200%”, dijeron administradores de la galería Guizado Hnos., una de las más grandes de Gamarra, con 900 tiendas de ropa y calzado, distribuidas en 11 pisos y con capacidad para 4.285 personas.

Durante nuestra visita observamos que, en cada piso, había más de 200 personas, que transitaban , vendían o compraban. La situación es preocupante, si se considera que la capacidad máxima por piso es de 106 personas.

El panorama no varió mucho en los otros distritos, donde un problema adicional que afecta desde ahora a los clientes es la falta de estacionamiento.

“La cantidad de gente que compra en Larcomar, avenidas Diagonal o Larco ya creció en 30%, en relación con noviembre. Hemos redistribuido a los 430 serenos del distrito para mejorar la vigilancia, pero la congestión ya se siente y será peor”, dijo Juan Dulanto, jefe de seguridad del municipio.

Lo mismo ocurre en Surco. Voceros de la comuna estimaron en 500 mil el número de personas que visitarán el distrito para compras de fin de año. Ellas se concentrarían en el Jockey Plaza, con capacidad para tres millones de clientes, el óvalo Higuereta, Chacarilla, El Polo y Monterrico.

PRÁCTICA TEMERARIA
Dentro de la campaña Navidad Segura 2010, inspectores de Defensa Civil y la Municipalidad de Lima iniciaron el 15 de noviembre labores de fiscalización en Mesa Redonda (con 361 galerías) y el Mercado Central (160). Aunque la mayoría de recintos mejoró la señalización de rutas de escape e instaló extintores, continúa siendo una tarea pendiente mantener los pasadizos y escaleras libres de mercadería .

Solo en el Mercado Central, el 25% de las galerías no cumple con esta norma. El caso más crítico es la galería Mina de Oro, especializada en juguetes, donde son más los estibadores que ingresan y retiran grandes cajas con productos, que los propios consumidores. “La gente debería entender que, por sus dimensiones, las tiendas no son aptas para compras al por mayor”, dijeron los fiscalizadores.