22 de septiembre del 2014 16 °C

Proyecto Línea Amarilla: se irá de Surco al Callao en 18 minutos

Obra de 25 km descongestionará la Vía de Evitamiento y demorará 5 años. Más de mil familias de margen izquierda del Rímac deberán ser reubicadas

Proyecto Línea Amarilla: se irá de Surco al Callao en 18 minutos

Por César Sarria

Para las personas que viven en La Molina o Surco llegar al aeropuerto implica una fuerte inversión de tiempo que, en horas punta, puede superar la hora. Sin contar el estrés y el gasto en combustible propios de los embotellamientos.

Dada la necesidad de crear un acceso más rápido y seguro en este tramo, la empresa brasileña AOS presentó al Concejo de Lima en marzo del año pasado un proyecto para unir el Jockey Plaza con el Callao en solo 18 minutos y a una velocidad promedio de 60 km/h, utilizando como base la Vía de Evitamiento (la velocidad actual en esta arteria no supera los 14 km/h en horas punta).

Dicho proyecto se define como el primer corredor vial multimodal que se construirá en Lima para atender conjuntamente el transporte privado, trasporte público (Línea 4 del Metropolitano), transporte interprovincial de pasajeros y transporte de carga de 13 distritos de Lima hacia el Callao.

Según André Giavina, gerente general de Línea Amarilla, empresa de AOS a la que se le adjudicó la buena pro del proyecto en octubre del 2009, será necesario implementar gran infraestructura vial para poder cumplir con el objetivo de descongestionar la Vía de Evitamiento.

“El proyecto incluye la construcción de 9 kilometros de pistas nuevas que se unirán a los 16 kilómetros de la actual Vía de Evitamiento, además de un túnel que pasará por debajo del río Rímac. A esta infraestructura se suman los 16 km de una nueva línea del Metropolitano y sus 16 estaciones”, detalló.

Según estimaciones de la empresa responsable, este proyecto, que se encuentra actualmente en la etapa de aprobación del estudio de impacto ambiental, permitirá ahorrar poco menos de una hora de viaje en horas punta.

Sobre el financiamiento de la obra, Gisselle Zegarra, gerenta de Promoción de Inversión Privada de la Municipalidad de Lima, aseguró que correrá por cuenta de la empresa que ejecutará el proyecto. “El Estado –explicó– no gastará un solo sol. El proyecto costará US$571 millones y serán asumidos por Línea Amarilla, inversión que recuperará con la adjudicación del cobro de peajes durante 30 años”.

El peaje, que deberá costar S/.3, se empezará a cobrar una vez terminada la obra, es decir, dentro de cinco años, según consta en el contrato.

COSTO SOCIAL
Hay cientos de predios que deberán ser expropiados para que por sus espacios pase la nueva vía o se construyan los intercambios viales que contempla el proyecto. Los más afectados serán los pobladores de los asentamientos humanos Primero de Mayo, Dos de Mayo, Juan Agnoli y Daniel Alcides Carrión, ubicados en la margen izquierda del Rímac, en el Cercado de Lima.

Franco Renaylos, presidente de la Asociación de Pobladores de Primero de Mayo, explica que ningún representante del concejo capitalino y de la empresa se ha acercado a conversar con los pobladores, que suman 7.000 en ese asentamiento humano.

“No es posible que se apruebe un proyecto y se firme un contrato, sin siquiera habernos escuchado. La mayoría de predios cuentan con títulos de propiedad y nos opondremos a la expropiación y a la reubicación”, adelantó.

Juan García, poblador de esta zona desde hace 60 años, aseguró que, de ser necesario, defenderán sus casas hasta con la vida.

Sobre este tema, Giavina, de Línea Amarilla, dice que tienen contemplado el aspecto social. “Construiremos 1.100 departamentos, de 60 m2 cada uno, que cederemos a las familias que deban ser reubicadas. Para nosotros el tema social es muy importante, pues deberemos convivir con los pobladores de la zona durante los siguientes 30 años”, explicó.

Según Línea Amarilla, la otra opción es la compra de los predios a US$200 por m2 construido y US$ 70 por m2 sin construir.

Al respecto, Renaylos respondió que en este asentamiento humano hay casas de dos y tres pisos construidas en material noble y que cuentan con título de propiedad. “No vamos a aceptar que nos cambien 120 m2 o 150 m2 por tan solo 60 m2. Es absurdo”, refirió.

Si desea ver la infografía haga clic aquí.