23 de abril del 2014 21 °C

"Van der Sloot es visto como un demonio en EE.UU.", afirmó su abogado

Máximo Altez, defensor del asesino de Stephany Flores, dijo que el holandés no debe ser extraditado ahora, luego de que la Corte Suprema aceptó el pedido de la justicia estadounidense

"Van der Sloot es visto como un demonio en EE.UU.", afirmó su abogado

El abogado defensor de Joran van der Sloot, Máximo Altez, afirmó que su defendido ha sido satanizado y es visto como un “demonio” en Estados Unidos, por lo que no debe ser extraditado ahora a ese país. Esto debido a que se conoció que la Corte Suprema aprobó una solicitud en ese sentido de la justicia de Alabama.

“En este momento Joran van der Sloot no tendría un juicio justo en Estados Unidos porque él ha sido satanizado por la prensa, ha sido visto como un demonio… Y de seguro que le pondrían el máximo de la pena”, dijo.

La jurisprudencia señala que (la extradición) es cuando termine su condena, porque hay varias personas en la misma situación y todos van a ser extraditados cuando terminen sus sentencias y (con) Joran van der Sloot no tiene por qué ser diferente”, dijo Altez.

Pero si se da el caso de que se pretenda extraditarlo cuando finalice el proceso de apelación, su defensa utilizará todos los recursos legales para impedirlo, agregó. Altez indicó que la resolución judicial de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema es el primer paso. Luego tiene que ir al Ministerio de Justicia y, finalmente, pasar por la aprobación del Consejo de Ministros, que tendrá la última palabra.

“Al final, la decisión de que se extradite a Joran o no es política”, sostuvo. La Sala Penal Permanente de la Corte Suprema resolvió que Van der Sloot sea extraditado una vez que haya cumplido la condena de 28 años de prisión que se le impuso por el asesinato de una joven peruana en mayo de 2010 o una vez que se haya concluido el proceso de apelación que cumple su defensa.

Van der Sloot fue sentenciado en enero a 28 años de cárcel al declararse culpable del asesinato de Stephany Flores, de 21 años, a quien había conocido jugando al póker en un casino de Lima.