17 de abril del 2014 18 °C

Vía Parque Rímac: prolongación y mejora de Evitamiento se inician en un mes

Se elevan a 40 años la concesión de peajes. Concejo se quedará con el 7% de ingresos, según cambios en contrato

Vía Parque Rímac: prolongación y mejora de Evitamiento se inician en un mes

ROXABEL RAMÓN

Unos 700 monumentos históricos fueron suficiente argumento para que en 1988 el centro de Lima fuera declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad. Pero si en otros centros patrimonio, como los de Cusco, Arequipa o Quito, al visitante no le bastan un día y su noche para deslumbrarse con la estética y las tradiciones, en un paseo por el centro de Lima se invierte en promedio de 2,5 horas.

El tráfico vehicular invasivo y la falta de áreas verdes y espacios públicos espantan. Además, el centro está rodeado de inseguridad. Una de sus fronteras es el río Rímac. Con las décadas y la explosión demográfica, desaparecieron los camarones de sus aguas y se borraron de las riberas los huertos floridos, que dieron a Lima el sobrenombre de Ciudad Jardín.

El centro dio progresivamente la espalda al río y, al otro lado, el distrito del Rímac fue cambiando su configuración social hacia la pobreza. Sus antiguas casonas de balcones con vista al río fueron reemplazadas luego por la Vía de Evitamiento. Esta última nació para darle fluidez a los viajes entre Surco y el inicio del cono norte, pero hoy también está saturada.

Por ello se ideó la Línea Amarilla, proyecto que abarca toda la Vía de Evitamiento (16 km) y la bifurca al crear un nuevo ramal (9 km), el cual inicia en un túnel de 2 km que pasa bajo el río Rímac y, de vuelta a la superficie, continúa por la Av. Morales Duárez hasta su cruce con la Av. Universitaria, en el límite con el Callao.

El viaje entre Surco y el Callao tomará 18 minutos, según Lamsac, subsidiaria en el Perú de la brasilera OAS, que ejecutará la obra y administrará la vía. Los trabajos empezarán en un mes.

CAMBIARON EL CONTRATO
El proyecto en cuestión ya no se llama Línea Amarilla, como aparece en el contrato que firmó la empresa con la anterior gestión edilicia, de Luis Castañeda Lossio.

Tras seis meses de negociaciones, la actual gestión, de Susana Villarán, logró cambiar los términos. Hoy, la obra se llama Vía Parque Rímac y acoge dos proyectos en uno: la obra vial descrita y también el proyecto Río Verde, ideado por el arquitecto Augusto Ortiz de Zevallos, que consiste en el reencauzamiento del río a fin de ganar terreno en la ribera para la creación de espacios públicos y áreas verdes.

Adicionalmente, Lamsac deberá construir un viaducto que conecte San Juan de Lurigancho con la Vía de Evitamiento y la Av. Grau, y un intercambio vial en la Av. Las Palmeras, en Ate.

Estas nuevas exigencias implican para la empresa un mayor desembolso: US$132 millones más que los previstos en el contrato original. A cambio, Lamsac se beneficia largamente con la ampliación, de 30 a 40 años, de la concesión sobre dos peajes: el actual de Santa Anita (hasta 100 mil vehículos al día)y el que se colocará a la entrada del proyectado túnel.

Otra variación en el contrato permite al concejo limeño recibir el 7% de dichos ingresos.

DESPUÉS DE 30 AÑOS
En 1981, el entonces joven arquitecto Augusto Ortiz de Zevallos presentó un aplaudido proyecto para recuperar la ribera del Rímac. Los alcaldes Orrego, Barrantes, Del Castillo y Andrade se interesaron en la idea, pero por la complejidad y largos plazos, la fueron dejando de lado. Treinta años después, el proyecto se hace viable, con un presupuesto base de US$95 millones. El arquitecto está visiblemente entusiasmado.

Río Verde consiste en convertir 6 km de ribera en áreas verdes de recreación y cultura. Están previstas piscinas públicas alimentadas con agua del río, previa descontaminación. A la altura de Cantagallo se recuperarán 16 hectáreas para crear un parque que le dobla el tamaño al Parque de la Exposición. Este albergará un anfiteatro para actividades culturales.

La conexión del centro de Lima con el Rímac –la Alameda de los Descalzos, Paseo de Aguas y Plaza de Acho– será a través de puentes peatonales y hasta se evalúa un teleférico que lleve a la cima del cerro San Cristóbal.

SEPA MÁS
La empresa Lamsac entregará S/.10 millones a los pobladores del Cercado que habitan la margen izquierda del río. En tanto, el nuevo trazo de la vía permite que menos familias de esa zona sean reubicadas.

Además del Parque del Rímac, en Cantagallo, se pretende recuperar edificios abandonados de antiguos estancos.

Se reubicará a las familias shipibas que ocupan Cantagallo.