Escritor Iván Thays critica a la comida peruana en España

En su blog del diario “El País”, sostiene que la gastronomía peruana “indigesta y es poco saludable”. Además, no cree que sea la mejor del mundo

Escritor Iván Thays critica a la comida peruana en España

El escritor Iván Thays, considerado una de las mejores plumas de Latinoamérica, criticó a la cocina peruana en su blog del diario “El País” de España. Señaló que la gastronomía de nuestro país “indigesta”, es “poco saludable” y que la mayoría de platos son casi sin excepción “un petardo de carbohidratos al cubo”.

En su post Con la tinta aún húmeda, Thays se considera uno de “los pocos peruanos que detestan la burbuja de aire que llaman el boom de la gastronomía peruana y que no consideran que nuestra comida es la mejor de Latinoamérica y quizá para no caer en falsas modestias del Mundo”.

“Cada vez que alguien habla de la fama de la comida peruana en el mundo, pienso en las carencias de un país necesitado del reconocimiento extranjero para sentir respeto por sí mismo”, agregó el escritor en su blog Vano Oficio.

En principio el post trata sobre el libro “Cocinero en su tinta”, recientemente publicado por Gustavo Rodríguez y considerada “la primera novela sobre la gastronomía peruana”. Thays quiere dejar en claro que se trata de una publicación oportunista aprovechando un tema “coyuntural e incluso frívolo”.

Sin embargo, confiesa que el motivo de este post, más que literario, es una pataleta. “(La comida peruana) casi sin excepción se trata de un petardo de carbohidratos al cubo, una mezcla inexplicable de ingredientes (muchos de ellos deliciosos en sí mismos, hay que decirlo, pues los insumos son de primera calidad) que cualquier nutricionista calificado debería prohibir”.

“Soy un pésimo anfitrión: no conozco restaurantes, huariques ni chiringuitos donde preparan el mejor cebiche o el ají de gallina con la receta de la abuela (mi abuela, por cierto, no cocinaba). No pretendo obligar a ningún turista a beber Inca Kola (“la bebida del sabor nacional” en un país donde el concepto “nación” es una incógnita), ni a deglutir los dulces más empalagosos que he comido jamás (bajo nombres estrafalarios como Suspiro Limeño), y menos aún hago proselitismo a favor del pisco peruano en contra del pisco chileno”.