21 de septiembre del 2014 15 °C

Palomas azules, verdes y rojas invaden Venecia por la Bienal de Arquitectura

Para este proyecto, el arquitecto Julian Charrière colocó en los techos comida y agua capaces de teñir el plumaje de las aves sin causarles daño

Cientos de palomas con su plumaje teñido de rojo, azul y verde han invadido Venecia en el marco del proyecto del suizo Julian Charrière en la XIII Exposición Internacional de Arquitectura que se celebra en la ciudad de los canales.

Las palomas, pesadilla para las autoridades venecianas ya que son en gran parte responsables del deterioro de sus históricos monumentos, pero atracción para los turistas, están siendo en estos días las verdaderas protagonistas de Venecia.

En el marco de la Bienal de Arquitectura que se celebra estos días, el arquitecto suizo ha puesto en marcha su proyecto “Pigeon safari is open in Venice” (Se abre el safari de las palomas en Venecia).

Se trata de un proyecto sociourbanístico para el que el arquitecto ha colocado en varios techos de la ciudad algunas jaulas con comida y agua capaces de teñir el plumaje de las palomas sin causar algún daño a las aves.

600 PALOMAS DE COLORES
De esta manera, cientos de palomas —se han contado hasta 600 ejemplares— han cambiado su pigmentación de tonos grises a vivos rojos, azules y verdes.

“Las palomas forman parte de nuestras áreas urbanas, pero combatimos contra ellas como si fueran una masa irreconocible de animales y, sin embargo, cada una de ellas tiene su identidad, y con un nuevo color lo puede demostrar”, es la explicación del arquitecto suizo sobre su proyecto.

Ahora los expertos se preguntan si la provocación de Charrière se puede considerar arte o un proyecto urbano y, mientras tanto, los más felices parecen ser los turistas que van a la caza de una foto con una de estas palomas de colores tropicales.