23 de julio del 2014 16 °C

"Pitillo", el personaje detrás del payaso violinista

El artista circense se despide del Perú con dos fechas de su unipersonal “Adiós Pitillo”. Nació en este país pero toda su carrera la hizo en México a donde volverá en breve para iniciar una gira de dos años con un circo azteca

"Pitillo", el personaje detrás del payaso violinista

Por Diego Pajares

Primera llamada. Pitillo debe acercarse al embarque 2 para abordar el vuelo que lo llevará al circo mexicano de los hermanos Atayde, con el cual realizará una gira durante los próximos dos años.

Hugo Muñoz es el nombre de la persona detrás de este carismático personaje circense que en el país se hizo conocido por la publicidad de un banco local. Contrario a lo que podríamos pensar, no siempre lo sedujo la idea de ser un payaso. “No me gustaban. Mi papá era uno y cuando se pintaba era todo menos mi papá. Era un señor del cual no quería saber nada –afirma entre risas–. Por lo general, los payasos nacen por error o casualidad. Ese fue mi caso”.

Segunda llamada. Pitillo apareció por primera vez en Trujillo, en el Gran Chimú. “Tenía 7 años y me gustaba una chica del circo que me dijo que solo se casaría con un payaso. Corriendo, fui a que me pintaran la cara, me prestaron la ropa de un enano y al rato aparecí en la comparsa del circo frente a dos mil personas. Me caí de trasero y escuché reír a la gente. Fue el momento en el que me di cuenta de todo”, cuenta.

Pasó el tiempo y Hugo Muñoz creció y se alejó del circo. Estudió Diseño Gráfico y se dedicó por unos años a eso. Sin embargo, cuando apenas tenía 18 años, una fuerza superior se encargaría de devolverlo al camino de las risas. “Me enfermé de cáncer. Fueron tres años de tratamiento carísimo y me vi obligado a pedir ayuda para poder pagarlo. Yo ya tenía planes de boda, pero mi novia, al ver que no tenía dinero y estaba enfermo, me devolvió a mi casa. Literalmente”.

Su primera experiencia internacional se concretó al ser elegido el Ronald McDonald (payaso del local de comida rápida) oficial del Perú. Viajó a México y Estados Unidos a llevar un curso por un año para poder lograr ese objetivo. “Por lo general los Ronald McDonald hacen magia. Yo hacía música. Mi sucesor se fregó, porque debió aprender a tocar violín [risas]”. Abandonó este puesto para unirse al circo estadounidense Clayville Circus. Años después comenzaría su periplo mundial con el circo Unión, de los espectaculares hermanos Fuentes Gasca.

Tercera y última llamada. Hoy, tras participar con éxito en La Tarumba, Pitillo se alista a dejar el Perú por dos años, no sin antes entregarnos “Adiós, Pitillo”, un unipersonal obligado para los que quieren conocer al ser humano detrás del maquillaje.

EL DATO
Funciones a beneficio
Gran parte de lo recaudado en ambas funciones servirá para iniciar la construcción de un albergue para niños que sufren cáncer. En el espectáculo, Pitillo domará perros, tocará innumerables instrumentos y hará derroche de todo su arte.

MÁS INFORMACIÓN
LUGAR: Teatro Mario Vargas Llosa, la Biblioteca Nacional.
DIRECCIÓN: Av. de la Poesía 160, San Borja
DÍA Y HORA: Hoy lunes y el miércoles, 8 p.m.
ENTRADAS: Teleticket.