Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

"50 sombras más oscuras": no dejes de leer esta aguda crítica

Jake Coyle comenta "50 sombras más oscuras", secuela de "50 sombras de Grey" dirigida por James Foley. [ALERTA DE SPOILERS]

En medio de todos los nudos retorcidos de satén que adornan "50 sombras más oscuras", ninguno vale tanto la pena desenredar como los enredados absurdos de su dominador, Christian Grey.

[ATENCIÓN: Esta reseña contiene spoilers de "50 sombras más oscuras"]

Es un coctel de dinero, abdominales y juguetes sexuales singularmente ridículo. "El término correcto es un sádico", dice él mismo en "Fifty Shades Darker", la segunda película de una trilogía basada en las populares novelas eróticas de E.L. James.

Grey compra sus compañías, vuela en helicópteros, sabe usar ganchos para pezones. Es como una mezcla de James Bond y Dirk Diggler, ambos guapos y sucios, pero carente de humor. Otras figuras masculinas de fantasía más plausibles incluyen a los Backstreet Boys y Roger Rabbit.

"Fifty Shades Darker" se adentra en los demonios y traumas del señor Grey, interpretado por Jamie Dornan. Gran parte de la diversión de la película es ver a Dakota Johnson, como la comparativamente normal Anastasia "Ana" Steele, tratando de actuar junto a un galán retorcido que se despierta para ejercitarse en un potro de gimnasia y que conoce a todos los peluqueros de Seattle. Ocasionalmente ella le implora que deje de comportarse tan raro, pero no lo suficiente.

(En video: El tráiler de "50 sombras más oscuras")

Luego conocemos un poco del pasado de él y esto provoca algunos de los momentos de humor accidental más graciosos de la película. En la habitación de su infancia vemos una fotografía de un adolescente Christian frente al Taj Mahal y sorprendentemente un afiche de "The Chronicles of Riddick". El afiche queda de fondo en una importante escena y las preguntas que genera perduran mucho tiempo después. ¿Es una clave que Christian sea fan de Vin Diesel? ¿Fue un gusto pasajero o Christian — ese enigma sexual que viaja por el mundo— se siente igualmente emocionado por las siguientes entregas de "Riddick"? Realmente nunca descubriremos los misterios de Grey.

"50 sombras más oscuras", que mantiene una paleta blanca como la azucena pese al título, retoma la acción tres semanas después del final de la película anterior. Tras su separación, Christian trata de reconciliarse con Ana prometiéndole que está listo para una relación más "vainilla", luego que la violencia de sus deseos carnales la asustaran. "Quiero renegociar los términos", le dice, definitivamente hablando como un ser humano.

La pareja rápidamente regresa a sus andadas. Se ducha, se sube a elevadores, se vuelve a duchar. Las escenas de sexo son un poco más calientes y los esculturales cuerpos de Johnson y Dornan están a la altura del trabajo. Pero el punto de vista cambia un poco.

El director James Foley ("Glengarry Glen Ross", "At Close Range") tomó las riendas que dejó Sam Taylor-Johnson, quien tuvo choques con James. Mientras la autora quería que las cintas se adhirieran por completo a su, ejem, prosa, Taylor-Johnson tuvo las agallas de tratar de mejorarla y logró un éxito parcial. "Cincuenta sombras de Grey" fue mejor de lo esperado.

No se puede decir lo mismo de "50 sombras más oscuras", el tipo de película que solo hace reír por sus fallidos intentos dramáticos. No solo se reemplazó a Taylor-Johnson, el guion fue escrito por el esposo de James, Niall Leonard. Al final queda como una secuencia de simulaciones de erotismo interrumpidas con adornos de melodrama que llegan (y son rápidamente descartados) como invitados no deseados en una habitación. Un jefe abusivo (Eric Johnson) interpreta a un villano (mediocre) para el controlador Christian. Una figura del pasado (una Kim Basinger infrautilizada) le advierte a Ana que su novio sólo estará contento con una obediencia total.

►¿Qué esperar del estreno de "50 sombras más oscuras"? [FOTOS]

Las películas han estado tan carentes de sexo en los últimos años que uno quisiera poder apoyar el erotismo ligero de "Fifty Shades". Pero Foley se ha despachado con un elemento clave de las relaciones, el jugueteo, y sofoca las escenas de sexo filmadas convencionalmente con música. Un encuentro está envuelto en uno de los afrodisiacos más cuestionables: Van Morrison.

La verdadera fuerza dominadora aquí es, como en la cinta previa, Johnson y las palpitantes fluctuaciones en el corazón de Ana. ¿Por qué entonces "Fifty Shades of Grey" le pertenece a Christian? La película no se detiene en la experiencia de Ana; ella pasa la mayor parte del filme defendiéndose de la psicología de Christian. Ana, quien trabaja en la industria editorial, dice sentirse arrastrada por Emily Bronte y Jane Austen, pero nunca la vemos leyendo un libro. Pero ella es la que debería estar en control.

Tomando en cuenta lo anterior, "50 sombras más oscuras", un estreno de Universal Pictures, se lleva una estrella y media de cuatro.

(Autor: Jake Coyle/Fuente: AP)

Tags Relacionados:

50 sombras más oscuras

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías