Estreno nacional: en confianza con la protagonista de "Las malas intenciones"

La ópera prima de Rosario García-Montero sigue el mundo de una niña en el Perú de 1982. Fantasías, tristezas y alegrías se mezclan en la película

Estreno nacional: en confianza con la protagonista de "Las malas intenciones"

RODRIGO BEDOYA FORNO

Cayetana de los Heros vive obsesionada con Olaya, con Grau, con Piérola, con aquellos héroes que veíamos en las láminas de nuestra época escolar. Fátima Buntinx, por otro lado, lo único que quiere es un perro shih tzu para Navidad, aunque su padre no quiera. No importa: un canario también puede ser una alternativa. Así son Cayetana y Fátima, el personaje y la actriz que le da vida en ‘Las malas intenciones’, la ópera prima de Rosario García-Montero: iguales y, al mismo tiempo, distintas.

La misma Fátima, con 10 años encima, lo reconoce. “A las dos nos gusta inventarnos cosas y jugar con la imaginación”, señala. “Pero no nos parecemos en que mis padres no son divorciados, y no tengo chofer”, comenta risueña. Porque Cayetana sí tiene a sus padres divorciados. Y su madre, Inés, le traerá un hermanito, lo que trastoca su mundo. La película en ese momento se convierte en la espera del momento en que Cayetana ya no estará sola en el mundo. Ella sabe que cuando nazca su hermano va a morir, de una u otra forma. Pero ella sigue pensando en aquellos héroes que, de pronto, cobran vida en un trasfondo de explosiones frecuentes en Lima, en 1982.

“Asumir durante toda la película el punto de vista de una niña implica perder la perspectiva de los demás personajes”, explica García-Montero, quien después de seis años de haber comenzado el proyecto podrá ver su película en las salas este jueves. “Eso implica que personajes que no necesariamente son malos sean vistos por Cayetana como malos. Eso pasa con Inés: había escenas en las que aparecía desde una perspectiva muy humana, pero que no respetaban el punto de vista de Cayetana, y no fueron incluidos”, añade.

Porque la relación entre la niña y su madre es tensa. Es más, si busca la visión idílica de la niñez, “Las malas intenciones” no se la dará. “Es una niñez angustiante”, cuenta la cineasta, quien considera su película como una serie de desencuentros. “Ahora, la infancia en sí no es idílica: me interesa lo oscuros que pueden ser los niños”, añade.

TODO EN UN CONTEXTO
“Las malas intenciones” nos introduce en un contexto: la Lima de 1982. El inicio del terrorismo. Aunque a Cayetana lo que le preocupa es el nacimiento de su hermano. “Cayetana va perdiendo espacio. La barriga que crece de su madre es un recordatorio de esa fecha de expiración”, explica García-Montero. Pero no solo la niña es la que va perdiendo espacios: una hoz con un martillo de fuego vistos a través del espejo retrovisor de un carro, un perro colgando de un poste, algunas pintas en las paredes: el terrorismo se acerca, haciendo sentir, como señala la directora, que algo nos pisa los talones, incluso en los espacios más protegidos.

“La historia del Perú no va mejorando, y uno va viendo los elementos ridículos con los que las personas tratan de lidiar con esa amenaza”, explica la cineasta, quien siente que la familia de Cayetana, que veranea en Ancón sin saber lo que se viene para el país, vive en un exilio. “Tú los ves y sientes que algo de esa clase se está acabando”, reflexiona.

Sin embargo, como toda película sobre la niñez, la emoción no puede ser dejada de lado. “Hay partes chistosas, otras tristes, pero creo que todo es muy interesante por los héroes, los ochenta, el terrorismo”, comenta Fátima, feliz con su trabajo, aunque lo que tiene en la cabeza es conseguir su perrito para Navidad. Así son los niños, y “Las malas intenciones” nos lleva a ese mundo en que la crueldad y la ternura se mezclan. Porque así es la infancia.

Las malas intenciones
Dirección: Rosario García-Montero.
País: Perú. Año: 2011.
Sinopsis: Cayetana de los Heros es una niña cuyos padres son divorciados. Su madre le anuncia que va a tener un hermano, noticia que la trastoca: ella siente que no lo va a ver porque antes va a morir. Su obsesión con los héroes y su relación amical con su prima forman parte del mundo de la niña, todo enmarcado en el Perú de 1982, con la amenaza terrorista que se aproxima.

El dato
Por el mundo
Después de su participación en el Festival de Berlín, el filme ha tenido un buen recorrido internacional. Sus siguientes destinos son los festivales de Pusán, Río de Janeiro, Mar del Plata y Estocolmo.