"Ghost in the Shell": Androides con problemas de identidad

A casi treinta años de nacer en el manga de Masamune Shirow, una de las más influyentes ficciones futuristas llega al cine

"Ghost in the Shell": Androides con problemas de identidad

Scarlett Johansson protagoniza la versión live-action de "Ghost in the Shell" (Foto: Paramount)

Enrique Planas

A diferencia de Blade Runner, aquí los androides no sueñan con ovejas electrónicas. En "Ghost in the Shell" (“Koukaku Kidoutai”), alucinante manga de Masamune Shirow sobre la vida en la sombra del mundo de las máquinas, sus criaturas sueñan simplemente con suicidarse. Un acto de violencia que un androide de rostro trágico y miembros flexibles puede cometer, harto de vivir atrapado en su piel sintética. 

En este mundo marcado por las intrigas del cine negro, la especulación filosófica y la estética ciberpunk, vive (es un decir) la enigmática detective Motoko Kusanagi, quien lidera las operaciones encubiertas de la Sección Policial de Seguridad Pública 9, organismo encargado de resolver crímenes tecnológicos en un futuro no muy lejano.
Kusanagi no parpadea. Ella es, básicamente, un cyborg. Incluso su mente ha dejado de ser humana. Esta circunstancia plantea la pregunta fundamental del manga: ¿Qué nos hace humanos? Motoko, por su parte, no deja de cuestionarse su identidad y el origen real de sus propios recuerdos. ¿Quién soy?, ¿quién fui?, ¿en qué me convertiré? son sus repetidas preguntas. 

 

 

En este futuro distópico, la humanidad ha entregado sus cuerpos a la tecnología. Una interfase aceptada sin problemas éticos, vistas las ventajas de acceder a prótesis mucho más fuertes y ágiles que los obsoletos miembros orgánicos. Así, en un mundo donde diferenciar lo humano de lo artificial resulta una cuestión  superflua, la única diferencia entre carne y metal radica en el 'ghost' (llámelo 'alma', si quiere) atributo único del cerebro humano. Pero qué sucede cuando el 'ghost' es hackeado ilegalmente? Allí entran a tallar Motoko Kusanagi y su equipo de agentes. 

PALABRA DE EXPERTO
Marc Bernabé es un experto en manga. Para el responsable de la traducción al español de la serie de mangas que Masamune Shirow inició en 1989, "Ghost in the Shell" es una obra fascinante, pionera en el género ciberpunk. "La premisa de la historia de  Shirow es que las prótesis biónicas están a la orden del día. Así, si pierdes un brazo, te instalan uno nuevo y no pasa nada. En el caso de Motoko Kusanagi, el personaje principal, cuerpo y mente son biónicos. Entonces hablamos de un 'ghost', un alma humana, dentro de un caparazón mecánico", señala. 

Como explica Bernabé, quien dictó una serie de conferencias en Lima parte de una gira auspiciada por la Fundación Japón y la embajada japonesa en el Perú, la naturaleza artificial de la heroína plantea una serie de cuestionamientos morales, que Shirow desarrolla inspirado en el libro de psicología filosófica  “The Ghost in the Machine” (1967), de Arthur Koestler. De allí el nombre del manga.

"En su momento, todas estas preguntas existenciales fueron bastante rompedoras. ¿Cómo nos define la tecnología?, ¿hasta qué punto podemos llegar en la manipulación de nuestros cuerpos? Creo que esa es la esencia de la serie", señala el traductor, quien teme que una trama tan compleja quede adelgazada en la versión 'live action' de inminente estreno. "Visualmente, los adelantos vistos dan razones para confiar en que el filme será un buen trabajo. Pero conociendo la industria de Hollywood, me da miedo que vayan a quitar toda su profundidad filosófica para enfocarse en la acción", añade el experto. Aunque claro, espera equivocarse. 

SCARLETT JOHANSSON EN LA PIEL DE MOTOKO

-Titulada "Ghost in the Shell: La vigilante del futuro", la esperada versión en 'live action' del manga de Masamune Shirow, se estrena el 30 de marzo. Es protagonizada por la actriz Scarlett Johansson, aunque su elección para interpretar a Motoko Kusanagi no escapó a las críticas, pues los seguidores de la serie esperaban una actriz de rasgos asiáticos. Su provocador traje de silicona (thermo optic) no solo resalta su figura, sino que le da el poder de la invisibilidad. 

-Gran parte del filme se basa en el largometraje animado de 1995, con dirección de Mamoru Oshii. Dirigido por Rupert Sanders, detrás del filme está el equipo de Weta Workshop, compañía neozelandesa especializada en efectos especiales, responsable de memorables cintas como “El Señor de los Anillos”, "Mad Max: Furia en la carretera", "Distrito 9" y “The Rise of the Planet of the Apes”. 

 -A la biónica Scarlett Johansson le acompaña un reparto auspicioso: Michael Pitt, Pilou Asbæk, Chin Han, Juliette Binoche, y Takeshi Kitano como el jefe de la Sección Policial de Seguridad Pública 9.

 

 


Tags relacionados

Ghost in the Shell