29 de julio del 2014 16 °C

Jennifer Lawrence: 5 grandes momentos de la chica más 'cool' de Hollywood

Tiene 23 años, un Óscar, un Globo de Oro y, por si fuera poco, toneladas de carisma. Aquí lo demostramos con sus inolvidables apariciones públicas

Jennifer Lawrence: 5 grandes momentos de la chica más 'cool' de Hollywood

Es la chica de moda en Hollywood y razones sobran para decirlo. Además de haber cautivado a la crítica especializada con películas como “Lazos de sangre” y “Los juegos del destino”, se ha metido al público juvenil al bolsillo por personajes como la misteriosa Mystique de “X-Men” y Katniss Everdeen en “The Hunger Games”. Y aunque tan solo tiene 23 años de edad, ya se ha llevado los premios más importantes de la industria: el Globo de Oro, el Óscar y la aprobación absoluta de los espectadores.

A propósito del próximo estreno de “Los juegos del hambre: en llamas”, su más reciente película, recordamos cinco de esos momentos que la han convertido en una de nuestras engreídas.

1. TE GANÉ, MERYL STREEP
Recuerda este momento aquí

Cuando se llevó el premio a la mejor actriz en los Globos de Oro, nadie pensó que se animaría a dar un discurso tan coloquial como el que dio. La actriz se olvidó de las típicas formalidades de estas ceremonias y ofreció unas palabras de agradecimiento muy sinceras y amenas. “Qué puedo decir, te gané Meryl”, empezó la actriz para luego continuar entre el humor y la emotividad. “Harvey (Weinstein, productor de la película), gracias por matar a todos los que tuviste que matar para tenerme aquí hoy (…) Mamá, gracias. Te dijeron que estabas loca por creer en mí e igual lo hiciste. Papá, me dijiste que siempre sonriera y ese ha sido mi salvavidas en todo esto. Hermanos, gracias por haber sido tan malos conmigo (de pequeña) pero luego tan importantes soportes para mí”, dijo.

2. ESA PALABRA CON CUATRO LETRAS
Recuerda este momento aquí

Durante los Óscar, Jennifer Lawrence también derrochó carisma y frescura. Y lo hizo tan bien que se convirtió en la única figura pública que, en vez de burlas, despertó ternura con su caída. Cuando le preguntaron qué pasó por su mente en ese momento, Lawrence fue súper sincera. “Una mala palabra. No diré cuál es, pero tiene cuatro letras”, dijo durante la rueda de prensa con los medios, en la que mostró su autenticidad para desenvolverse frente a los reporteros. “¿Cómo fue el proceso para elegir el vestido que llevas puesto hoy”, le preguntó uno de ellos. Lawrence evitó las respuestas usadas y se lanzó con un divertido: “Bueno, mi casa estaba de cabeza, me sentía como Steve Martin en “El padre de la novia”. ¿El proceso? Bueno, no sé. Me levanté, me probé el vestido, a Dios gracias me quedó y me bañé… y me hicieron el cabello, el maquillaje y vine a los Óscar”.

3. LA ANÉCDOTA DE SU MADRE
Recuerda este momento aquí

En el 2012, después de haber recibido su primera nominación al Óscar, Jennifer contó en el programa de Ellen Degeneres una divertida anécdota de su madre. Lawrence quería explicar lo mucho que disfrutaba ella de su fama y lo resumió así, con todo y caracterización de personajes: “Yo estaba en Inglaterra y me dijo: ‘He hecho algo muy divertido’. ‘¿Qué cosa’, le dije. ‘Voté’. ‘¿Votaste para qué?’ ‘Los Óscar’. ‘¿Que hiciste qué’, le pregunté. Y me contó que la cédula le había llegado y había votado. Felizmente, lo hizo mal y se la reenvió así misma y yo pude volver a hacerlo”.

4. EL TONTO Y EL MÁS TONTO
Recuerda este momento aquí

Otra entrevista memorable de Jennifer Lawrence es la que le concedió a Jimmy Fallon, donde terminó imitando a los personajes del “Tonto y el más tonto”. “Esa es una de mis películas favoritas. Sé cada una de las líneas de la película”, dijo Lawrence antes de retar al conductor a que le pida realizar alguna de las escenas. Y así lo hizo reviviendo la última parte de la cinta, en la que Jim Carrey se deshace de un bus lleno de chicas guapas.

5. NO LLORES, PEQUEÑA
Recuerda este momento aquí

Y cerramos este recuento con un hecho reciente. Durante la premiere mundial de “Los juegos del hambre: en llamas”, Lawrence se apartó de la alfombra roja al ver a una niña que estaba llorando detrás de las barras de seguridad. La actriz calmó a la pequeña y se quedó conversando un rato para luego firmarle un autógrafo y fotografiarse junto a ella.