La película por la que Sandra Bullock ganó el Óscar se estrena este jueves en Lima

En 23 años de carrera, la actriz ha conseguido hacerse un nombre en la comedia, pero sin descuidar los papeles dramáticos. “Un sueño posible” llega a la cartelera local

Por Rodrigo Bedoya

No tendrá el “glamour” o la sonrisa de Julia Roberts, ni la inocencia de Meg Ryan, pero el nombre de Sandra Bullock está relacionado, como el de las actrices mencionadas, a la comedia. Y, a partir de este género, la intérprete ha conseguido crear una figura coherente, que trabaja un perfil cinematográfico claro.

Ese perfil es distinto al que pueden tener Roberts o Ryan, las reinas de las comedias románticas. Ella no tendrá las facciones especialmente suaves, no sonreirá tan encantadoramente como las mencionadas, pero ha sabido aprovechar su belleza menos convencional para crearse una figura cinematográfica. Ya sea en “Miss simpatía” (2000), “Amor a segunda vista” (2002) o “La propuesta” (2009), la actriz se ha caracterizado por interpretar a mujeres duras, cuyo trabajo las absorbe y que, por lo tanto, no tienen tiempo de sacar adelante relaciones sentimentales.

¿Qué puede haber hecho que la Academia se animara a premiar a una actriz como Sandra Bullock? Nadie esperaba que “Un sueño posible”, la cual podremos ver en nuestra cartelera a partir del jueves 25 (con preestrenos hoy día y mañana), fuera la película que terminara consagrando la carrera de una actriz que ha sido siempre vinculada a la comedia. En la película, Bullock interpreta a una mujer adinerada del sur de Estados Unidos que decide alojar a un joven negro desamparado. La relación “madre-hijo” que se establece entre ambos hará que el muchacho se vaya convirtiendo en una figura importante del fútbol americano.

Es sabido el prejuicio que guardia la Academia contra las comedias, por lo que el premio a Bullock resulta casi una legitimación de su carrera; lo que resulta muy oportuno, pero al mismo tiempo muy injusto. Injusto porque, no importa la calidad de las películas en las que actúe: ella siempre suele sacarlas adelante, darles un poco más de gracia. Se dice que el principal problema de la actriz es que, a pesar de su carisma, no tiene un muy buen criterio para elegir roles en películas interesantes, lo cual puede ser cierto. Pero es innegable que existe una coherencia muy clara entre los personajes que ha interpretado.

La gracia de esas películas es ver cómo el lado más femenino de esos personajes sale a relucir. El humor en las comedias de la actriz se basa en observar la transformación de la mujer dura que se va haciendo femenina, mostrándonos un costado más vulnerable con el correr de los minutos. Y Bullock es capaz de llevar adelante esa transformación con una gracia, manteniendo siempre cierta ironía hacia el nuevo look o hacia su nueva forma de ser.

¿TOTALMENTE CÓMICA?
No toda la filmografía de la Bullock está compuesta de cintas de este género. Podemos encontrar en ella varios dramas (“Vientos de esperanza”, 1998; “Infamous”, 2006, sobre la vida de Truman Capote) o películas de suspenso, como “La red” (1995) o “Tiempo para matar” (1996).

En “Un sueño posible”, la versión dramática de Bullock guarda varios rasgos que la emparentan con su figura cómica, entre ellas el carácter fuerte y decidido de su personaje. Pero también tenemos a una mujer consciente de su edad (en julio cumplirá 46 años) y a la que, sin embargo, no le da miedo mostrar su sensualidad. Bullock, que en la película es esposa y madre de dos hijos, se muestra como una sensual mujer madura. Parece que la edad le ha caído bien. Lo justo sería dejar de marcar diferencias entre actriz cómica y dramática, y hablar solo de una buena actriz.

EL DATO
¿Quién es Michelle “Bombshell” McGee?
La amante del esposo de Bullock es una modelo famosa por los enormes tatuajes que tiene prácticamente en todo el cuerpo. Hace poco una web especializada en celebridades divulgó unas fotografías que la modelo colgó en su web en las que aparecía en ropa interior luciendo una esvástica y un gorro de la SS.