Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Cine

"Siete semillas": lo que pensamos del filme de Carlos Alcántara

"Algunas escenas podrían figurar en una antología de las situaciones más inverosímiles del cine latino", dice la reseña

Siete semillas: lo que pensamos del filme de Carlos Alcántara

Siete semillas: lo que pensamos del filme de Carlos Alcántara

No podía pasar mucho tiempo más. De Paulo Coelho a David Fischman, los dudosos textos que predican la fórmula de la felicidad en cinco o veinte pasos –la llamada literatura de autoayuda–, además de venderse muy bien, tenían que conseguir su formato fílmico. En este género, tanto el texto como las imágenes (mas no las ideas) son, ahora, producto nacional.

La anécdota en "Siete semillas" es elemental: Ignacio (Carlos Alcántara), ejecutivo de mediana edad, aparenta tenerlo todo. Además de ser gerente de una importante fábrica de textiles, tiene una bella esposa (Gianella Neyra), quien resulta ser la hija del dueño del negocio (Federico Luppi); un pequeño hijo; un penthouse con piscina y un auto lujoso.

Pero Ignacio es todo lo opuesto a lo que aparenta ser. Su esposa está cansada de ser relegada por su trabajo. Su hijo prácticamente no lo conoce. A esto se añade un hermano hippie (Marco Zunino) que le recomienda visitar a un maestro espiritual (Javier Cámara). Resulta que Ignacio ha sufrido un preinfarto que casi acaba con su vida.

Otros elementos coronan esta fábula del pobre empresario: socios sin escrúpulos y el negocio en crisis. Además de recuperar a su familia, Ignacio debe hacer malabares para no perder la empresa y retomar el liderazgo que se le escapa por su poca humanidad. De acuerdo a Fischman y Rodríguez, la recuperación de la buena suerte ocurre tanto en la familia como en la fábrica y apunta hacia ese “autodescubrimiento del alma”.

MIRA TAMBIÉN...

Por supuesto, algunas de sus edulcoradas estampas podrían figurar en una antología de las situaciones más inverosímiles del cine latinoamericano. Los obreros que pasan de algunas protestas a extrañas sesiones de meditación junto al gerente es una de ellas. Pero “Siete semillas” prefiere cierta discreción. Javier Cámara, en un registro deliberadamente cómico, le quita pretensiones demasiado serias o altisonantes al relato.

Y, efectivamente, el tono de las actuaciones es el punto que hace digerible –no obstante el cumplimiento puntual de los golpes de efecto– a este avisado cuento moral. Más allá del simpático monje naturista que interpreta Cámara, hecho a partir de ligeros tics y gags que provienen del cine mudo, el resto de las actuaciones, sin ser brillantes, cumplen con ser naturales, poco teatrales –precisamente todo lo contrario a lo que sucede en “Margarita”, la reciente cinta de Frank Pérez-Garland–.

Sin embargo, a semejanza de “Margarita”, se pueden identificar algunos síntomas de los tiempos que corren. En “Siete semillas”, los obreros son un telón de fondo. En esta fantasía satinada, los trabajadores ven a Ignacio como a un ‘elegido’ que tiene que reencontrar la senda de la felicidad. Y así se repite, ad nauseam, la cadena de hechos mágicos que acompaña al bienintencionado protagonista.

Vistas las coordenadas del filme, lo que le reclamamos a Daniel Rodríguez Risco es ser algo más que un cansino ilustrador –con casi nada de la pasión pictórica que por algunos momentos se adivinaba en “El vientre” (2014) o en “No estamos solos” (2016), sus dos películas de terror–.

Los clichés solo desfilan, como para tranquilizar y adormecer conciencias, y nada más. Historia mil veces vista, solo que, esta vez, en la piel de algunos rostros reconocibles del cine y la televisión local.

Carlos Alcántara en escena de

LA FICHA
 “Siete semillas”
Género: drama.
País: Perú, 2016.
Director: Daniel Rodríguez Risco.
Actores: Javier Cámara, Carlos Alcántara, Gianella Neyra, Marco Zunino, Jely Reátegui, Bernie Paz.
Calificación: 1 de 5 estrellas.

Tags Relacionados:

Carlos Alcántara

Siete semillas

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías