24 de abril del 2014 23 °C

Bajista de Green Day aseguró que llega a Lima para "reventar cerebros"

Mike Dirnt conversó en exclusiva con El Comercio. Habló sobre el nuevo rumbo de la banda y su visión del mundo: “Creo que todos estamos un poco jodidos, pero igual estamos enamorados de la vida”

Bajista de Green Day aseguró que llega a Lima para "reventar cerebros"

Por: Alberto Revoredo

Los puristas del punk se mostraron ofendidos cuando tres muchachitos californianos lograron instantáneo éxito con el álbum “Dookie” (1994). Composiciones pegadizas, sostenidas en acordes en quintas, eran tocadas velozmente sin muchas pretensiones. “Long View”, “She”, “Basket Case” y “When I Come Around” son algunos referentes de ese disco.

Tras algunos trabajos que no reeditaron el éxito inicial, los Green Day agitarían la escena rockera con el celebrado “American Idiot” (2004). Dos canciones notables de nueve minutos como “Jesus Of Suburbia” y “Homecoming” anunciaban la madurez de la banda.

A pesar de ello, Green Day no ha perdido su esencial rebeldía y, por eso, gusta todavía a los jóvenes. Tal como lo puso Billie Joe Armstrong, vocalista de la banda: “Una pareja me dijo que a los 15 años tuvo sexo en uno de nuestros conciertos. Y tuvieron una hija que ahora tiene 15 años y escucha nuestra música”.

Su última entrega, “21st Century Breakdown” (2009), confirma gratamente este crecimiento musical. Precisamente, como parte de la gira de presentación de este disco, Green Day visitará Lima por primera vez. Alerta.

Antes de ser conocidos como Green Day, cuando se hacían llamar Sweet Children, primó más en su propuesta la influencia de bandas estadounidenses como Mr. T Experience o Social Distortion antes que grupos británicos como The Clash o los Sex Pistols, algo que a muchos les cuesta entender…
Es cierto, en esa época estábamos muy influenciados por bandas punk de los ochenta como las que has mencionado, y otras más como los Dead Kennedys o The Replacements, agrupaciones que al final te terminan llevando a Ramones. Esto de la reina, la anarquía y esas cosas son… tú sabes, no tenemos una reina en Estados Unidos [risas].

En comparación con anteriores trabajos de estudio, sus dos últimos discos, “American Idiot” y “21st Century Breakdown”, han demandado más tiempo en cuanto a la elaboración. ¿A qué obedece eso?
Creo que es porque estos dos últimos álbumes no han sido fáciles de escribir. Toma mucho tiempo escribir un disco que realmente transmita algo y a la vez tenga temas que te atrapen. Ya no escribimos canciones de tres acordes como si dijeras ‘uno, dos, tres’. Ahora se trata de retarnos a nosotros mismos. Después de veinte años es importante que nos exijamos para mantener nuestro interés y el interés de nuestros ‘fans’.

Uno de los aspectos más interesantes de su último trabajo, además de la notable madurez musical, es la conexión entre las canciones. ¿Es cierto que en esto tuvo que ver mucho el clásico “Born to Run”?
Sí, uno de nuestros discos favoritos es “Born to Run”, porque tiene una línea que se mueve por debajo de todo, algo que conecta a todas las canciones. Nuestro trabajo tiene que ver con eso, apreciamos que todo hable en conjunto, que haya una línea, una historia.

Su infancia y adolescencia fueron difíciles, eso es consabido. Lo menciono porque en “21st Century Breakdown” se habla de abandono y revancha. ¿Algunos de esos temas vienen de sus propias experiencias?
No, yo creo que todo el mundo tiene esos sentimientos. Y mi infancia puede que tenga relación con el tema del abandono, pero siempre conocí a gente a la que le iba peor que a mí. Tenía amigos que habían sido abusados sexualmente por sus padres o que eran realmente muy desdichados. Yo era pobre, pero ellos eran mucho más pobres. Este disco habla del lugar del que venimos y de su gente. Socialmente creo que todos estamos un poco jodidos, pero igual estamos enamorados de la vida.

Siguiendo con el “21st Century Breakdown”, en la canción “American Eulogy”, específicamente en la segunda parte, “Modern World”, se muestra como cantante, algo que no es novedad, ya había hecho colaboraciones como vocalista para los Squirtgun. ¿Le gustaría hacer un disco como solista?
No realmente. He hecho contribuciones vocalmente pero no me considero un cantante. Puedo cantar, pero solo si el tema lo pide.

En esa canción se quejan de la corrupción del sistema. ¿Qué opina de Barack Obama?
Sabes, al final él es también un político. En este momento, en EE.UU. tenemos más esperanza, porque hasta hace poco estábamos realmente jodidos, pero hay mucho trabajo por hacer.

¿Cuál es su principal motivación actualmente para subir a un escenario?
Sabes, creo que es básicamente las ganas de hacer rock and roll. Tiene que ver con el hecho de que esto es lo único que hacemos, no hacemos nada mejor que esto. Mi madre siempre me dijo, sea lo que sea que hagas, pon toda tu habilidad en ello, y si tienes suerte, llegarás a ser bueno. Y creo que hemos tenido mucha suerte haciendo lo que sabemos hacer mejor que cualquier otra cosa.

En estos años dejaron de lado algunas cosas e incorporaron otras. Convertirse en Foxboro Hot Tubs fue quizá el mejor laboratorio para experimentar. ¿Se animarían a probar con otras cosas? Reggae por ejemplo, como los Clash…
Si esa inspiración viene de un lugar real, sí. Hicimos Foxboro Hot Tubs porque viene de un lugar. Estábamos pasándola bien, tomando vino, y quisimos hacer algo de rock and roll de garaje. Resultó divertido, inspirador. Es algo distinto, pero sigue siendo Green Day. Si la inspiración llega a nosotros, no tenemos miedo de probar y hacer cosas nuevas, y bueno, si resulta un desastre, probablemente nunca lo oigan [risas].

MÁS INFORMACIÓN
Lugar: Estadio de la Universidad de San Marcos.
Día y hora: Martes 26, 9 p.m.
Boletos: Tu Entrada.