Jenni Rivera: La historia de la artista que ha puesto de luto a México

Cantante tenía entre sus récords haber vendido más de 22 millones de discos en el mundo y ser la intérprete del género grupero con más seguidores en los Estados Unidos

Jenni Rivera: La historia de la artista que ha puesto de luto a México

La desaparición de Jenni Rivera (junto a cuatro personas más) en un accidente de avión ocurrido el día domingo en Nuevo León ha puesto de luto a México. La tristeza por la partida de la cantante ha generado muestras de solidad entre personajes de la televisión, la música y la política azteca. Pero, ¿quién era esta artista capaz de paralizar a los principales medios mexicanos con su trágica partida? Aquí lo recordamos.

POR AMOR A LA MÚSICA
Jenni Rivera nació en Long Beach, California el 2 de julio de 1969 en el seno de una familia de inmigrantes. Desde muy pequeña cultivó amor por las tradiciones de la tierra de sus padres, quienes la educaron con los valores mexicanos, lo que provocó que aprendiera a dominar tanto el inglés como el español.

Siempre estuvo interesada por la música, pero su complicada situación económica (además de un temprano embarazo a la edad de 15 años) hizo que procurara acercarse a ella de una manera que le garantice seguridad financiera.

Así, Rivera estudió Administración de Empresas con intenciones de acercarse a la industria discográfica, y trabajó como vendedora de bienes raíces antes de construir una carrera como cantante.

LA REINA DE LOS GRUPEROS
Fue de la mano de su padre, quien también produjo las carreras de sus hermanos, que se inició en el mundo de la música grupera en el año 1992. Allí Rivera llamó de inmediato la atención por ser una mujer en un género liderado por hombres.

Publicó varios discos con bastante aprobación en las radios latinas de Los Ángeles hasta que en 1999 la fichó un sello discográfico perteneciente a la compañía Sony Music. Con esa casa disquera grabó “Reyna de reynas”, que aunque no fue un éxito de ventas le permitió abrirse camino en un mercado más amplio.

A inicios del 2000 lanzaría un nuevo disco que la pondría en la palestra de los ídolos de la música grupera. En “Que me entierren con la banda” publicó los temas que la harían ganarse la etiqueta de estrella: “Las malandrinas”, “Que un rayo te la parta” y “Solo sé de amor”.

Desde esa fecha hasta la actualidad editó 12 discos de estudio y 5 en vivo. Vendió más de 22 millones de copias en todo el mundo y se abrió paso en adentró en múltiples negocios como en la televisión, en su línea de ropa y cosméticos, y en el mundo de la radio.

EL MEJOR MOMENTO DE SU CARRERA
Actualmente compartía los primeros lugares en las preferencias del público latino al lado de figuras como Pitbull, Don Omar y Ricky Martin.

Su último disco, “Joyas prestadas: Pop”, se había colado entre los más vendidos en las últimas semanas.

Actuó en la película “Filly Brown” al lado del reconocido actor Edward James Olmos, aunque en ella descubrió que la actuación no es su pasión: “Soy muy vaga para repetir y repetir las escenas. Prefiero la tarima donde es un momento único”, llegó a decir el pasado abril.

Entre otros grandes escenarios Rivera actuó en el Auditorio Nacional mexicano, en el Auditorio Telmex de Guadalajara, en el Staples Center, el Nokia Theatre, el Allstate Arena y Gibson Amphitheatre, todos ellos en Estados Unidos.

No obstante las canciones de la artista también se escucharon en escenarios de menos importancia pero cálidos y rebosantes del cariño de sus seguidores como los de las ferias y festivales populares tanto de México como de Estados Unidos.

El último que pisó fue la Arena Monterrey, la noche del sábado, donde más de 15 mil personas la escucharon cantar sus temas antes de abordar el avión que la iba a conducir a la capital mexicana, donde en la noche iba a participar como entrenadora en el reality musical “La Voz de México”, programa en el que compartía créditos con Miguel Bosé, Paulina Rubio y Beto Cuevas.

Tags relacionados

Música

Muertes 2012

Jenni Rivera