VIDEO: Whitney Houston en “El Guardaespaldas”, la imagen que todos recordaremos

La diva falleció a los 48 años. Dejó atrás una carrera que la llevó a ser la cantante más galardonada de todos los tiempos: sumó 415 premios

\"I will always love you\", la canción por la que siempre será recordada.

Es, acaso, la imagen que todos queremos recordar: Whitney Houston a los 28 años cantando ‘I will always love you’, el tema principal de la película “El Guardaespaldas”, de 1992, en el que hacía de lo que era: una diva de la música acosada por sus fanáticos. Pero Whitney Houston fue también la cantante más premiada de todos los tiempos.

Whitney Houston, una de las voces más potente de la música pop, murió hoy tras una carrera llena de éxitos musicales memorables que la llevaron a obtener, según el Libro Guiness de los Récords, 415 premios.

La canción ‘I will always love you’ irá siempre unida a la malograda voz, y que además de ser el disco más vendido por una cantante en la historia de la música, fue también el tema central de “El Guardaespaldas”, la película de gran éxito comercial que protagonizó junto con Kevin Costner.

UNA VIDA PARA LA MÚSICA
Nació en Newark, New Jersey, el 9 de agosto de 1963. Su madre fue cantante de gospel y folk-blues y su padre dirigió un coro mixto de gospel. Sobrina de la cantante Dionne Warwick, era pariente lejana de Aretha Franklin.

A los once años empezó a cantar gospel y espirituales negros en la iglesia baptista de la Nueva Esperanza, de la que su madre era “ministra de música” y a los 15 en el coro de su madre.

Su primer disco, “Whitney Houston”, le dio 40 discos de oro y de platino y fue siete veces consecutivas número uno. Con ventas de más de 14 millones en dos años, entró en libro “Guinness”.

LA LISTA DE SUS ÉXITOS
De este álbum se extranjeros sencillos como “How will I know”, “You give good love” o “Saving all my love for you”. Por este álbum consiguió el “Grammy” a la mejor vocalista “pop” femenina” en 1986.

Su segundo LP fue “Whitney”. Con el tema “I wanna dance with somebody” ganó, en 1988, el Grammy a la mejor vocalista femenina de pop (1987). Además, consiguió varios premios “Emy” y el título de “Artista del Año” de la revista “Billboard”.

En enero de 1989 consiguió su tercer premio “American Music Award” al mejor disco de pop-rock, y mejor vocalista de soul-rhythm and blues. Dos meses después ganó el premio de mejor cantante femenina, como resultado de una encuesta nacional.

EL GUARDAESPALDAS
A finales de 1992 se estrenó “The Bodyguard” (“El guardaespaldas”), en la que fue protagonista junto con Kevin Costner. *De la banda sonora se vendieron más 23 millones de copias y el famoso ‘I will always love you’, fue el “single” más vendido en todos los tiempos, número uno durante 14 semanas el la “Billboard” e igual puesto en las listas de 26 países.

Por “The Bodyguard” fue reconocida como la Mejor cantante femenina, disco del año y álbum del año.

En febrero de 1994, sumó dos premios American Music a la mejor canción en las categorías de pop rock y melódica blues por este mismo tema y en marzo, recibió tres premios Grammy a la mejor cantante femenina de pop; al mejor disco del año (‘I will always love you’) y al mejor álbum del año (El Guardaespaldas).

UNA VIDA TUMULTUOSA
A finales de los ochenta Whitney estuvo alejada de los escenarios tras sufrir una crisis por rumorearse una posible relación amorosa con su amiga y colaboradora, Robin Crawford.

En 1989 se le atribuyó un romance con el actor Eddie Murphy, de quien reconoció estar enamorada. En 1991 estuvo unida al futbolista de los Philadelphia Eagles, Randall Cunningham, pero en julio de 1992 contrajo matrimonio con el cantante Bobby Brown.

Tras meses de escándalos y rumores que eclipsaron el brillo de su carrera, Whitney abrió su corazón en una entrevista con la cadena de televisión ABC, en la que reconocía que fue adicta a las drogas.

Se casó con el cantante de “rap”, Bobby Brown, el 18 de julio de 1992 pero la pareja se separó en 2006 tras 14 años de una relación que la desgastó emocionalmente y la abocó a las drogas, según confesó la propia artista.

En septiembre de 2009, afirmó ante las cámaras de televisión que estaba muy recuperada tras haber sido adicta a la marihuana y cocaína, cuando estaba casada con Bobby Brown.

Reconoció que aunque todavía se sentía atraída por las drogas dijo confiar en Dios para superar la mayor tentación de su vida, que hoy, desvalida y “guardaespaldas”, se apagó para siempre.