23 de septiembre del 2014 16 °C

Cayó el hombre que enroló a su familia en el Estado Islámico

Se trata del ciudadano marroquí Ahmed Chaara. Actualmente, se encuentra junto a uno de sus hijos en una cárcel cerca de Rabat

Cayó el hombre que enroló a su familia en el Estado Islámico

Ahmed Chaara y uno de sus hijos. (www.medias24.com)


 

Rabat (EFE)

El marroquí Ahmed Chaara que viajó a Siria para hacer la yihad en las filas del Estado Islámico (EI) ha sido puesto en detención preventiva junto a uno de sus hijos en la cárcel de Salé, cerca de Rabat, informaron fuentes judiciales.

Según las fuentes, recogidas por la agencia MAP, el juez de instrucción encargado de asuntos relacionados con terrorismo en el Tribunal de Apelación de Salé ordenó ayer viernes la detención preventiva para ambos tras el interrogatorio preliminar.

Ahmed Chaara, a quien también se le conoce como "Abou Hamza", y su hijo están acusados de "constitución de una banda criminal con el objetivo de perpetrar actos terroristas, pertenencia a un grupo religioso prohibido y llevar a cabo reuniones públicas sin autorización".

La semana pasada la prensa local anunció que Chaara había sido arrestado en la frontera entre Turquía y Siria en una operación en la que participaron las autoridades francesas, que posteriormente lo habían entregado a Marruecos. Sin embargo, este extremo no pudo ser verificado oficialmente.

Chaara acaparó la atención de la prensa marroquí en noviembre cuando se supo que se había llevado a su familia a Siria, e incluso se llegaron a publicar unas fotos que dieron la vuelta al mundo en las que aparecía uno de sus hijos con un AK-47.

Según contó entonces la prensa, tres meses después de que Chaara se marchase a Siria para combatir al régimen de Bachar al Asad, su familia, originaria de Tánger (norte de Marruecos), se unió a él.

En julio varios medios marroquíes señalaron que el "niño combatiente" de las fotos había regresado a Tánger, junto a su madre y su hermana, pero se ignoraba el destino del padre.

Marruecos anunció en julio que estaba "en alerta máxima" ante el riesgo de "una amenaza terrorista seria" y vinculó estas amenazas con la presencia de yihadistas marroquíes en Iraq y Siria.

El ministro marroquí de Interior, Mohamed Hasad, apuntó recientemente que 1.122 marroquíes se trasladaron a Siria e Iraq para combatir en las filas de diversos grupos extremistas, de los que 200 murieron en combate.