Colombia: un muerto y ocho heridos dejaron protestas de estudiantes

La primera jornada de huelga indefinida es en contra de una Ley que, según aseguran, derivará en la privatización de universidades

Colombia: un muerto y ocho heridos dejaron protestas de estudiantes

Un joven murió y otras ocho personas resultaron heridas en Colombia, en la primera jornada de una huelga indefinida convocada por estudiantes de 32 universidades públicas en rechazo a un proyecto de reforma educativa, informaron autoridades locales.

El joven murió en la ciudad de Cali, donde la policía afirmó que este probablemente portaba dos artefactos explosivos artesanales que estallaron durante la marcha.

Según las autoridades locales, el joven, que era estudiante no activo de la facultad de Salud de la Universidad Santiago de Cali (USC), quedó envuelto en llamas tras la detonación de los artefactos. Dos compañeros que marchaban en su compañía resultaron heridos y fueron remitidos a un centro asistencial para ser atendidos por las quemaduras causadas tras la explosión.

El ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, señaló que el porte de explosivos durante las protestas es un hecho “repudiable” que representa un peligro para los estudiantes.

ENFRENTAMIENTO ENTRE ESTUDIANTES Y LA POLICÍA
Por otra parte, la marcha en Bogotá comenzó en calma, pero a la llegada de los estudiantes al punto final del encuentro, en el centro de la ciudad, se registraron enfrentamientos entre un grupo de 20 encapuchados y policías que dejaron cinco uniformados heridos, daños a entidades financieras y la detonación de cuatro bombas artesanales.

Al término de la marcha en Bogotá, la alcaldesa encargada, Clara López, aseguró que quienes se enfrentaron a la policía no eran estudiantes y advirtió que se iniciarán investigaciones para procesar a quienes causaron daños en la ciudad.

“Quiero decirles que vamos a iniciar investigaciones para individualizar a quienes no permiten que los manifestantes ejerzan su derecho a la protesta”, señalo López.

En la ciudad de Popayán (suroeste) se registraron enfrentamientos entre unos 1.000 estudiantes y la policía. Un periodista que resultó herido tuvo que ser llevado a un centro asistencial por un golpe en la cabeza.

ESTUDIANTES EN CONTRA DE PRIVATIZACIÓN DE UNIVERSIDADES
La movilización, que fue convocada hace un mes por la Organización Colombiana de Estudiantes (OCE), considera que la Nueva Ley de Educación Superior derivará en la privatización de algunas universidades.

Los estudiantes criticaron especialmente un artículo de dicho proyecto que permite el ingreso de capital privado a las universidades públicas, con el argumento de que es el primer paso para entregar las instituciones a los empresarios y subir aún más el costo de la educación.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos retiró ese artículo, pero manifestó que seguirá defendiendo en el Congreso el resto del proyecto de ley.

“Fue retirado el componente de inversión privada con ánimo de lucro en la educación superior. Sin embargo, siguen insistiendo en que la educación se va a mercantilizar, que se va a convertir en un negocio, y nosotros seguimos insistiendo hasta la saciedad en que ese componente fue totalmente excluido”, dijo la ministra de Educación, María Fernanda Campo.

Según dirigentes de la OCE, el gobierno no hizo consultas para presentar la iniciativa, lo cual fue negado por la ministra, quien aseguró que presidió 28 reuniones con los estudiantes para informarlos del proyecto.

ASEGURAN QUE PRIVATIZACIÓN ESTÁ DISFRAZADA
El vocero estudiantil Juan Ballesteros aseguró a la agencia dpa en Bogotá que la reforma no logrará lo que propone sin la entrada de recursos privados a las universidades, por lo que consideró que la privatización sigue “disfrazada” en el proyecto.

“Las metas que el gobierno propone en la reforma que radicó en el Congreso no se van a alcanzar con el presupuesto que dirige al sistema de educación superior, por lo tanto va a ser necesaria la entrada de dinero externo”, dijo.

La OCE busca presentar al gobierno un pliego de peticiones que incluye puntos como el rechazo integral al proyecto de ley, el congelamiento de los precios de las matrículas para iniciar estudios, la ampliación de la planta de profesores, la elección democrática de los cuerpos colegiados y normas que impidan el ingreso a las universidades de militares y policías cuando se presenten protestas.