24 de julio del 2014 16 °C

Detenidos en Damasco conocido periodista y bloguera opositores

Mazen Darwish y Razan Ghazawi son importantes figuras de la oposición al presidente Bashar al Assad

Detenidos en Damasco conocido periodista y bloguera opositores

Las fuerzas de seguridad sirias detuvieron hoy al periodista opositor Mazen Darwish y a la bloguera Razan Ghazawi junto a 13 de sus compañeros, durante una redada en la oficina de su organización en Damasco, según varios opositores.

Los Comités de Coordinación Local (CCL) y el abogado Anuar al Buni, presidente del Centro Sirio de Estudios Jurídicos, informaron en sendos comunicados de que la mayoría de los detenidos ya habían sido arrestados por el régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, en anteriores ocasiones.

Entre los activistas detenidos en esta redada, figuran también la esposa de Darwish, Yara Badr, y el bloguero Husein Ghreir.

Darwish, nacido en 1974, es el director del Centro Sirio de Medios y Libertad de Expresión, cuya oficina ha sido cerrada varias veces pero continuaba funcionando de forma clandestina.

PERIODISTA DOCUMENTABA VIOLACIONES DE DD.HH.
El miembro de los CCL, Hozam Ibrahim, explicó que *el trabajo de Darwish estaba centrado en la documentación de las violaciones de derechos humanos en Siria *y, en concreto, de la libertad de prensa y expresión.

Darwish ya había sido arrestado antes, y al menos en dos ocasiones desde el inicio de la revuelta contra el régimen de Al Assad, en marzo de 2011.
Según Ibrahim, el régimen de Damasco ha acusado al periodista en reiteradas ocasiones de “colaborar con partes extranjeras o difundir informaciones falsas”.

BLOGUERA, SÍMBOLO DE LAS REVUELTAS
Mientras, Ghazawi, que tiene también nacionalidad estadounidense, es la autora de la conocida bitácora Razaniyyat, en la que aparece su nombre real, algo poco frecuente entre los blogueros sirios. Es considerada uno de los símbolos de la revuelta popular contra el gobierno de Bachar Assad.

Las campañas de arrestos contra los activistas se han convertido en la tónica habitual en los once meses de protestas contra Al Assad, en los que han muerto más de 5.400 personas, según las cifras ofrecidas por la ONU en enero pasado.