17 de abril del 2014 19 °C

El médico que más sabe sobre Hugo Chávez

Desde Florida, el doctor José Marquina dice que la esperanza de vida del mandatario oscila entre los 12 y los 16 meses

El médico que más sabe sobre Hugo Chávez

JUAN CARLOS CHÁVEZ
Corresponsal en Miami

Miami. Desde su consultorio en la ciudad de Naples, al oeste del estado de Florida, el doctor José Marquina divide su tiempo diario entre atender pacientes, hacer investigaciones médicas y navegar en las redes sociales de Internet para informar sobre la salud del presidente venezolano, Hugo Chávez.

Marquina asegura tener acceso a parte de la información clínica de Chávez, pese a que la salud del mandatario es considerada por las autoridades venezolanas un secreto de Estado.

“Hay un hermetismo gigantesco”, dijo Marquina en una entrevista con El Comercio. “Han aumentado muchísimo la seguridad, por eso cada vez es más difícil obtener información de las fuentes”, agregó.

Marquina es un médico internista venezolano que se especializó en cuidados intensivos y realizó sus estudios de posgrado en Medicina en el hospital Jackson Memorial, en Miami. También es profesor universitario.

“En Venezuela todas las personas muy allegadas al presidente están totalmente desinformadas y muchas de ellas me llaman para preguntarme información acerca de su salud”, explicó Marquina.

El médico ha causado furor en Internet, especialmente en Twitter, con sus despachos de 140 caracteres sobre la condición de Chávez, el tratamiento que recibe y la complejidad del cáncer que padece.

Sus evaluaciones sobre los datos que recibe son categóricas: Chávez batalla contra un tumor maligno y poco común, estacionado sobre el tejido muscular. El tumor posiblemente apareció en la vejiga del paciente y no fue identificado como tal en una primera etapa. El resultado, según Marquina, es que este hizo metástasis a otras partes del cuerpo, incluidos el hígado, las glándulas suprarrenales y el área retropiroteneal (entre el abdomen y la pelvis).

“Fue abordado como si se tratase de un cáncer de colon, pero después llegaron a la conclusión de que era un cáncer de vejiga, y así”, subrayó Marquina. “Muchas cosas que se han dicho sobre la gravedad de la salud del presidente Chávez están comprobándose. Y esto lo digo sin el menor interés de beneficiarme económica o personalmente porque tengo un ejercicio de la medicina bastante ocupado”, declaró Marquina.

UN TRATAMIENTO INADECUADO
A mediados de junio pasado, Chávez anunció desde Cuba que le fue extirpado un tumor con células cancerígenas. No precisó su ubicación.

Chávez, de 57 años, fue operado por segunda vez en febrero pasado. Los rumores indican que la cirugía se hizo a insistencia del propio mandatario. En Venezuela los médicos estaban en desacuerdo con esta última intervención.

En Cuba, Chávez fue sometido a una limpieza quirúrgica, explicó Marquina. Procedimientos de este tipo son cirugías breves y de corta duración que se enfocan en limpiar los bordes necróticos del tumor. En el caso de Chávez, el tumor era del tamaño de una pelota de béisbol. Marquina dijo que ahora la esperanza de vida que tiene el mandatario oscila entre los 12 y los 16 meses. Agregó que el mandatario podría ser sometido a tratamientos experimentales, pero solo para mejorar su calidad de vida por un corto período.

“Sé que hay médicos brasileños que han participado en el tratamiento directa e indirectamente. También tengo entendido que ha habido un enfrentamiento en el equipo médico de Chávez, pero es obvio que al final de cuentas, ha recibido un pobre cuidado médico”, puntualizó Marquina.

En ese contexto, el médico recordó que fue el propio Chávez quien admitió hace poco tener una recurrencia de dos centímetros en la zona afectada.

Chávez ha hecho contadas apariciones desde inicios del año. Pese a la complejidad de su cuadro médico, sus allegados y simpatizantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) confían en que podrá seguir liderando la campaña electoral y vencer en las votaciones de octubre.

Marquina sostiene que el mandatario no se encontrará en condiciones estables y en los próximos meses esta situación será más visible, cuando empiece a perder peso de forma dramática.

“Por ahora los esteroides que le agregaron al tratamiento son el agente que hizo que el tumor tuviera mayor crecimiento y suprimiera el sistema inmunológico y la actividad de los linfocitos T. El resultado es que el tumor crece a una velocidad desproporcionada”, sostuvo Marquina.

Asimismo, dijo que la familia y las hijas del presidente no están de acuerdo con las recomendaciones y el tratamiento que ha recibido del equipo médico cubano. Marquina afirmó que estando en Cuba, Chávez fue internado de urgencia en el Centro de Investigaciones Médico-Quirúrgicas (Cimeq) de La Habana debido a intensos dolores abdominales.

Fue precisamente esta semana cuando los rumores sobre la condición de Chávez hicieron aflorar una ola de comentarios debido a su internamiento en el Cimeq.

“El plan original era que Chávez recibiría 15 semanas de radioterapia en Cuba y Venezuela. Eso fue alterado por las quemaduras que le causó la primera sesión de radioterapia en Caracas”, precisó Marquina.

Antes de viajar a Cuba hace poco más de una semana, Hugo Chávez anunció que iba a ser sometido a cinco sesiones de radioterapia, una por día, durante cinco días consecutivos.

Finalizado el tratamiento, Chávez volvió a Venezuela y se reunió con sus allegados y familiares más cercanos. Visiblemente emocionado, asistió a una misa celebrada en su ciudad natal Barinas. La misa fue retransmitida por la estatal Venezolana de Televisión. En el acto litúrgico Chávez pidió a Cristo que le dé más vida aunque por ello “deba llevar su corona de espinas, su cruz o cien cruces”.