25 de abril del 2014 20 °C

Los Kirchner y la ruta del dinero negro

El patrimonio declarado por los Kirchner se multiplicó por diez entre el 2003 y el 2010. Pasó de US$1,4 mlls. a US$14,1 mlls.

Los Kirchner y la ruta del dinero negro

ROGER ZUZUNAGA

Durante cuatro semanas, el programa televisivo “Periodismo para todos” ha sido lo más visto de los domingos en Argentina. Se transmite en un canal del grupo Clarín y, en ese tiempo, los protagonistas estelares han sido los esposos Kirchner, sus supuestos socios y testaferros y el dinero negro (no declarado) que habrían acumulado gracias a coimas y licitaciones de obras públicas amañadas.

En el 2003, cuando Néstor Kirchner, ex gobernador de Santa Cruz, llegó a la presidencia de Argentina, ya tenía una fortuna nada desdeñable. Según su declaración jurada, el patrimonio conyugal con su esposa, la entonces senadora Cristina Fernández, llegaba a US$1,4 millones.

Siete años después, cuando Kirchner fallece, el patrimonio se había multiplicado por diez. Según documentos oficiales, la herencia que dejó el ex presidente llegaba a los 14,1 millones de dólares.

Además de ese patrimonio declarado, existiría un dinero negro que multiplicaría varias veces la fortuna. “Periodismo para todos” empezó a seguirle la ruta, sobre la base de declaraciones de estrechos colaboradores de Néstor Kirchner.

Para entender la trama primero hay que identificar a los otros protagonistas. El principal es Lázaro Báez, un exitoso empresario y amigo de Kirchner desde que este era gobernador de Santa Cruz. Otra pieza clave es Leonardo Fariña, un joven empresario que llegó a ser la mano derecha de Báez y que suele transportarse en su lujoso auto Ferrari. También está Federico Elaskar, dueño de una financiera que habría sido usada para lavar dinero. Por último, figura la ex secretaria de Kirchner, Miriam Quiroga.

“KIRCHNER LO MANEJABA TODO”
La primera entrega de lo que se denominó “La ruta del dinero K” fue el pasado 14 de abril y las revelaciones remecieron a la opinión pública argentina. El director de “Periodismo para todos”, Jorge Lanata, presentó los testimonios, grabados con cámara oculta, de Fariña y de Elaskar.

Ambos revelaron que Báez había sacado de Argentina 55 millones de euros (71 millones de dólares) en efectivo. Detallaron cómo fueron las maniobras financieras para que ese dinero terminara en Suiza y en otros paraísos fiscales. Sostuvieron que Báez montó un esquema, con la venia de Kirchner, para lavar el dinero negro y para ello se habría usado a la financiera SGI, propiedad de Elaskar.

Cuando Lanata le preguntó a Fariña si Báez era socio de Kirchner, este respondió que sí. “En la política no hay testaferros, sino operadores”, señaló.

En cuanto al ex presidente, Fariña sostuvo: “Vos no tenés la dimensión de la estructura que había armado Néstor. Yo te puedo asegurar que el tipo manejaba todo”.

“Fariña me pide el armado de estructuras donde puedan ellos recibir cierta cantidad de dinero y que salga del país. Armaron entre 45 y 50 sociedades”, contó Elaskar. Agregó que “el dinero se iba a buscar en aviones, venía en bolsos, mochilas, depende de la cantidad”.

Al día siguiente, tanto Fariña como Elaskar se retractaron de sus afirmaciones, pero el daño ya estaba hecho. El fiscal Guillermo Marijuán imputó a Báez por encabezar una presunta red destinada a lavar dinero.

BOLSOS CON DINERO
En el programa del 28 de abril, Lanata mostró un acta de directorio de la empresa Austral Construcciones S.A., del 10 de junio del 2005, en que se consigna que Báez y Kirchner habrían sido socios en la construcción de un edificio en la ciudad de Río Gallegos, provincia de Santa Cruz.

Además, Lanata aseguró que Cristina Fernández dejó evidencias de los negocios entre Kirchner y Báez. Se basó en su declaración jurada del 2008, donde la presidenta dijo recibir acreencias de Austral Construcciones S.A.

Siete días después, el 5 de mayo, “Periodismo para todos” entrevistó a la ex secretaria de Kirchner, Miriam Quiroga, quien aseguró que por orden del ex presidente solían llevarse a Santa Cruz bolsos negros con dinero en efectivo, que antes eran pesados. Quiroga dijo que quienes enviaban la plata eran empresarios. Agregó que los bolsos eran recibidos por el ex secretario de Kirchner, Daniel Muñoz.

Hace una semana, Lanata mostró en su programa el plano de la casa que el matrimonio Kirchner construyó en El Calafate, en la Patagonia, donde por orden de Néstor se construyó una bóveda donde se puede guardar hasta 3.000 millones de euros, según los cálculos hechos por el mismo periodista.

LA SOCIEDAD CON BÁEZ
En entrevista con El Comercio, Lanata sostiene que Báez era el proveedor del 98,3% de la obra pública de Santa Cruz cuando Kirchner era gobernador y de gran parte de la obra pública del país cuando este asumió la presidencia.

“Él era un empleado bancario. Se relaciona con Kirchner cuando este era gobernador y a partir de ahí empieza una carrera empresarial meteórica. Báez fue comprando, con la ayuda del poder político y con las obras que le daban en concesión, una serie de empresas de construcción que competían con él mismo en las licitaciones. Obviamente, ganaba todas”.

Lanata sospecha que Kirchner y Báez fueron socios en las empresas que este último fundaba y que incluso el accionista mayoritario en todas ellas era el ex presidente.

El periodista también sostiene que es probable que los bolsos con dinero que eran enviados a Santa Cruz iban a parar a la bóveda de la casa de los Kirchner.

“TODO ESTÁ POLITIZADO”
Alicia López dirigió la Unidad de Información Financiera (UIF), la entidad encargada de descubrir el lavado de dinero, entre el 2001 y el 2005. En diálogo con El Comercio, manifestó que en el 2005 recibió un informe sobre las empresas de Lázaro Báez. Pero dijo que las pesquisas no prosperaron debido a las trabas que le pusieron otras entidades del Estado.

“Yo siempre tuve trabas para investigar, porque dentro de los mismos organismos del Estado me negaban la información. Por ejemplo, la AFIP, que es la recaudadora de impuestos, y el Banco Central, demoraron la entrega de información. Lo mismo hizo la oficina encargada de registrar a las empresas. Algunos querían incluso que les pagáramos por los informes”, señala.

La ex funcionaria no cree que la situación haya cambiado y que ahora se pueda llegar hasta el fondo en las pesquisas sobre las empresas de Báez.

“La UIF está politizada porque el presidente está nombrado por el Ejecutivo. Yo ingresé a la UIF por concurso público, hoy está politizado y el trabajo es deficiente, especialmente en casos de dominio público como este”, precisa López.

Hasta el momento la presidenta Fernández no ha hecho comentarios sobre las denuncias y algunos de sus ministros las han desestimado alegando que no hay pruebas que sustenten las acusaciones.

Hoy es la quinta entrega de “La ruta del dinero K”. Como adelanto del programa, se muestra un video en el que se observa a un Néstor Kirchner fascinado con una bóveda. “Una pasión irrefrenable”, dice el locutor. Se espera que “Periodismo para todos” vuelva a liderar el ráting.