27 de julio del 2014 16 °C

Michela Roth, la profesora italiana criticada por ser muy sexy

Padres de familia han retirado a sus hijos del colegio en donde la docente labora. La critican por ser demasiado sensual, pero ella se defiende

Parece que su único ‘pecado’ es ser demasiado sensual y dedicarse al modelaje, además de su trabajo como profesora de un colegio del pueblo de Castello di Serravalle, provincia de Bologna, Italia.

Hace más de una semana, el nombre de Michela Roth se hizo conocido luego de que varios padres de familia retiraran a sus hijos de la referida escuela por considerar que la maestra era muy sexy. Otras madres incluso han amenazado también con retirar a sus niños, pues no quieren una docente “que va con el trasero al aire y solo quiere quitarles a sus maridos”.

Sin embargo, la bella Michela se defiende una vez más. En declaraciones al diario italiano Oggi, manifestó estar “aterrorizada” por la reacción de los padres. “No me gustaría perder a los niños pero en este país les encanta el chisme y hablar mal de la gente. Las madres que me han criticado ahora no quieren dar la cara”, expresó.

Tal es ahora su “fama”, que incluso denunció que atrapó in fraganti a dos policías municipales filmándola con una cámara de video a través del cerco del colegio en donde labora.

IMÁGENES “ARTÍSTICAS”
Michela Roth ha publicado en su cuenta en Facebook varias fotos de su trabajo como modelo. En las imágenes se le ve muy sensual luciendo bikinis y lencería, pero ella se defiende de las críticas de los padres. Asegura que las instantáneas son “solamente artísticas”. Por cierto, ya tiene más de 25.000 peticiones de amistad de todo el mundo.

“Esta foto forma parte de un calendario de hace mucho tiempo. En la escuela infantil gano 400 euros al mes y en verano hago de modelo para conseguir un dinero. Como modelo puedo ganar hasta 2.000 euros por una sesión de fotos, dinero que invierto directamente en la escuela infantil que es mi sueño […] No soy una monjita, pero no doy clases en bikini”, sentencia.

El 2010 se presentó un caso similar con la también docente Ileana Tacconelli, actualmente de 30 años. Más de una madre de familia aseguró que ella y sus curvas distraían a los alumnos y perjudicaban su aprendizaje en las aulas del Colegio católico de San Carlos, en Milán, por lo que pedían que sea despedida.