Miles de venezolanos se despiden de Hugo Chávez ante féretro abierto

Tras casi 7 horas de cortejo fúnebre, el ataúd del presidente bolivariano llegó a la Academia Militar en Caracas

El presidente Hugo Chávez es velado con el féretro abierto. (Venevisión/ YouTube)

Presidentes latinoamericanos, el alto mando militar venezolano, miembros del gabinete y los hijos del presidente Hugo Chávez montaron una guardia de honor hoy junto al féretro con los restos del mandatario instalado en la Academia Militar luego de un multitudinario cortejo fúnebre.

Las autoridades anunciaron que la población también tendrá acceso a despedirse y pasar frente al féretro, ubicado en un salón de la Academia Militar, al oeste de Caracas.

Tras casi siete horas de cortejo, el ataúd con los restos de Chávez llegó a la Academia Militar donde se le rendirán honores y será velado durante tres días.

La urna de madera y cubierta con el tricolor amarillo, azul y rojo de Venezuela fue cargada por algunos ministros desde el techo de una carroza fúnebre hasta un salón de la Academia, ubicada en el Fuerte Tiuna, un vasto complejo militar que alberga el Ministerio de Defensa y los comandos castrenses en el oeste de la ciudad.

CEREMONIA PRIVADA CON LA FAMILIA
Chávez, de 58 años y quien falleció la víspera tras dos años de padecer cáncer, juró como oficial de Ejército en la Academia en 1975.

El ataúd, que había salido temprano del Hospital Militar, al oeste de Caracas, fue recibido en la Academia por el alto mando militar.

A su arribo a la Academia, hubo primero una ceremonia privada con la familia del presidente, su madre Elena Frías de Chávez, los hijos del dirigente fallecido, Rosa Virginia, María Gabriela, Hugo y Rosinés.

Más tarde los presidentes de Argentina, Bolivia y Uruguay montaron una guardia de honor frente al ataúd con los restos Chávez.

ABRIERON EL FÉRETRO
El féretro llegó a la academia después de casi siete horas de un multitudinario cortejo fúnebre y la mandataria argentina Cristina Fernández, el boliviano Evo Morales y el uruguayo José Mujica, junto con su esposa, fueron los primeros en colocarse al lado del ataúd, el cual fue abierto.

La televisión oficial divulgó la ceremonia y a la distancia se observaba el féretro abierto, aunque no hubo ningún acercamiento.

Tras la guardia de los presidentes, altos funcionarios del gobierno, el alto mando militar y los hijos de Chávez hicieron también una guardia de honor al lado del ataúd.