20 de septiembre del 2014 16 °C

Operación a Cristina Fernández es un proceso “bastante sencillo”

La presidenta argentina será intervenida mañana para evacuar el coágulo detectado en su cabeza. Permanecerá un mes de reposo

Operación a Cristina Fernández es un proceso “bastante sencillo”

La intervención quirúrgica a la que será sometida este martes la presidenta argentina, Cristina Fernández, para evacuar el coágulo detectado en su cabeza es “bastante sencilla”, declararon hoy a EFE fuentes médicas.

“Se trata de un proceso bastante sencillo. Lo más común es abrir un pequeño orificio en el cráneo, drenar el hematoma y cerrar”, indicó el neurólogo Gabriel Persi, especialista del Instituto de Neurociencias de Buenos Aires (INEBA).

“Entre las actividades que hacen los neurocirujanos es una cosa bastante sencilla que se hace frecuentemente”, agregó Persi, al señalar que el hematoma está entre dos membranas que recubren el cerebro, por lo que no es necesario tocar este complejo órgano.

¿POR QUÉ LA OPERARÁN?
El equipo médico de la clínica Favaloro anunció hoy que decidió intervenir a Fernández después de que la mandataria sintiese “una sensación de hormigueo en el brazo izquierdo” y una “transitoria y leve pérdida de la fuerza muscular del mismo miembro superior”.

“La sensación de hormigueo o parestesia es una sensación anormal ante una falta de estímulo sensitivo, lo mismo que se siente cuando se duerme una pierna”, detalló Persi, quien señaló que “puede ser un síntoma de que el hematoma está recubriendo las áreas sensitivas”.

REPOSO POR UN MES
El pasado sábado, Fernández se sometió a una tomografía y se le diagnosticó una “colección subdural crónica” provocada por un traumatismo por la que se le aconsejó guardar reposo durante un mes, según informó Presidencia en un comunicado.

La lesión cerebrovascular de la jefa de Estado argentina es una acumulación de sangre entre dos de las tres membranas que recubren el cerebro.

El especialista del INEBA explicó que la causa más común de esta dolencia son los traumatismos craneales, “que no tienen porqué ser fuertes”, y que pueden desencadenar un sangrado lento que derive en una colección días después del golpe, especialmente en individuos mayores de 60 años o que toman medicación.

Cristina Fernández, de 60 años, sufre problemas de tensión y en enero del pasado año se sometió a una operación para extirparle la glándula tiroides.