21 de abril del 2014 18 °C

¿Qué le pasa en los ojos al rey Juan Carlos de España?

La Casa Real negó cualquier enfermedad, pero los misteriosos moretones han creado diversos rumores en dicho país

¿Qué le pasa en los ojos al rey Juan Carlos de España?

¿Qué le pasa al rey de España? Unas ojeras más oscuras de lo habitual, que parecen hematomas, se convirtieron en las protagonistas de la recepción que ofrecieron el lunes Juan Carlos y Sofía al presidente chileno, Sebastián Piñera, que se encuentra de visita oficial en Madrid. Y el revuelo mediático sobre la salud del monarca español no se ha hecho esperar.

La Casa Real negó cualquier enfermedad y habló de un “efecto óptico” causado por la luz, o incluso de una posible rojez al rascarse la piel. Pero las instantáneas tomadas por varios fotógrafos muestran dos moratones considerables bajo los ojos del rey, especialmente en el izquierdo, y parece poco probable atribuirlo a las sombras.

Sin embargo, el misterio no acabó ahí: durante la cena de gala ofrecida por la noche a Piñera y su esposa, Cecilia Moral, las marcas azuladas habían desaparecido del rostro del monarca, de 73 años. El jefe de Estado chileno declaró además que había encontrado al rey “muy juvenil” y en las fotografías de la recepción de por la mañana que divulgó La Zarzuela no había rastro de eventuales hematomas.

SE OPERÓ DE CATARATAS DÍAS ATRÁS
Ya el sábado, el diario ‘El Mundo’ había informado de una operación de cataratas a la que se sometieron, en distintas clínicas, tanto Juan Carlos como Sofía. Según el rotativo, la reina recibió el alta médica el pasado miércoles, mientras que el monarca se habría operado en dos fases, la primera en setiembre del año pasado, en el centro oftalmológico de Madrid.

¿Por qué La Zarzuela es tan recelosa con la salud de los monarcas españoles? Dada la edad del rey, no es descartable que hubiera sufrido cataratas, una enfermedad ocular provocada por la pérdida de transparencia del cristalino, que empeora con el paso de los años. No obstante, algunos expertos apuntaron también a una posible operación estética para eliminar las bolsas de grasa del párpado inferior, pero ninguna de las dos versiones ha sido confirmada.

El rey fue operado en mayo de un nódulo pulmonar que resultó ser benigno, y desde entonces ha ido recuperando poco a poco su actividad pública. Era la quinta vez que el monarca pasaba por el quirófano desde los años 80 (en tres ocasiones a causa de lesiones mientras practicaba deporte y en otra, en 2001, para eliminarle unas varices) y la preocupación por su salud fue grande.

Pero más allá de evitar rumores sobre posibles problemas de salud y especulaciones en torno a la sucesión, lo cierto es que no siempre ha habido transparencia informativa en la Casa Real. Uno de los casos más sonados ocurrió en el verano (boreal) de 2008, cuando la princesa de Asturias, Letizia Ortiz, se sometió a una septorrinoplastia durante las vacaciones.

La noticia saltó a los titulares debido a la tragedia del avión de Spanair, que se estrelló poco después de despegar del aeropuerto de Barajas. El rostro de la princesa, que acudió a visitar a los heridos y transmitir su apoyo a los familiares de las víctimas, presentaba aún leves hematomas por la operación. Y ante el revuelo desatado por lo que parecía una cuestión estética, la Casa Real aseguró que el objetivo era eliminar las molestias respiratorias causadas por una desviación del tabique nasal.

Y es que aunque los medios españoles suelen ser bastante respetuosos con la vida privada de la familia real especialmente si se compara con países como Reino Unido, la prensa rosa no ha dejado de especular con el aspecto físico de Letizia. Desde su delgadez y supuesta anorexia hasta los presuntos brackets transparentes que causaron furor el año pasado en las revistas del corazón, todo cambio se observa con lupa. Ahora, en tiempos de crisis, parece que preocupa más la salud.