01 de agosto del 2014 15 °C

SIP: ataques a Wikileaks pueden causar graves restricciones en Internet

Gonzalo Marroquín, presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa, censuró los ciberataques que se registraron en los últimos días para, dijo, “coartar y mutilar” esta página web

SIP: ataques a Wikileaks pueden causar graves restricciones en Internet

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) lamentó hoy los ataques realizados recientemente contra Wikileaks y su fundador, Julian Assange, e instó a Estados Unidos a que cese cualquier estrategia política o legal que pueda limitar la libertad de expresión en Internet.

El australiano Assange es responsable de filtrar cientos de miles de documentos confidenciales del Gobierno de EE.UU. a través del portal de Internet Wikileaks, del que es también su fundador.

Gonzalo Marroquín, el presidente de la SIP, condenó “cualquier estrategia que busque limitar la libertad de expresión, así sea la creación de nuevas normas legales específicas para desbaratar a Wikileaks por parte de los gobiernos o las presiones políticas e intimidación contra compañías privadas de Internet para desenchufar el sitio de la red”.

Marroquín censuró, además, los ciberataques que se registraron en los últimos días desde servidores localizados en diversas partes del mundo para, dijo, coartar y mutilar a Wikileaks.

Aclaró que la SIP no ampara ninguna medida que pudiera ser considerada ilegal por parte de Wikileaks ni de su director y, en ese sentido, señaló que ninguna publicación puede estar exenta de responsabilidades.

Sin embargo, el presidente de la SIP, con sede en Miami, añadió que existen y deben buscarse canales judiciales y legales normales para perseguir los supuestos delitos, sin tener que entrar en una caza de brujas en los que los gobiernos se transformen también en delincuentes.

RESTRICCIÓN EN INTERNET
Tanto Marroquín como Robert Rivard, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, manifestaron su temor a que “estos episodios terminen desencadenando una serie de legislaciones adversas en Estados Unidos que pudieran limitar la libertad de expresión en Internet”.

A juicio de los directivos, el peligro consiste en que una legislación restrictiva contraria a la neutralidad y la libertad en el Internet pudiera favorecer la posición de otros gobiernos menos democráticos que siempre han visto a la red como una amenaza para sus políticas poco transparentes y para que el público sepa sobre asuntos de gobierno.

“Restringir la red tendría un impacto catastrófico para toda la humanidad y estaríamos retrocediendo a períodos de oscurantismo”, pusieron de relieve.