Terremoto en Nueva Zelanda: así quedó la ciudad más afectada

Aún no se han reportado muertos, pero sí graves daños por el fuerte sismo que sorprendió a la ciudad neozelandesa de Christchurch, que ha sido declarada en emergencia

Bob Parker, alcalde de Christchurch, la segunda ciudad de Nueva Zelanda que hoy sufrió un fuerte sismo de 7,2 grados en las escala de Richter, informó que dicha comunidad ha sido declarada en emergencia, según información difundida por la agencia France Press.

Los primeros reportes indican que, producto del fuerte movimiento telúrico, dos personas resultaron gravemente heridas y además se registraron graves daños, además de provocar cortes de luz y agua.

Los dos hombres resultaron heridos por la caída de mampostería y vidrios. Varios edificios quedaron destrozados y diversas calles bloqueadas por los escombros caídos tras el sismo.

REINÓ EL CAOS
Los servicios de emergencia se encontraban colapsados por la cantidad de llamados y la policía instó a los residentes de la ciudad a no utilizar teléfonos móviles y permanecer dentro de sus viviendas, después de que se sintieron varias réplicas.

La policía cerró el distrito comercial del centro, donde las calles se encontraban bloqueadas por los escombros de los edificios derruidos y los vidrios de las ventanas.

El sismo se sintió fuertemente en la isla sur y en la capital Wellington, ubicada en el extremo sur de la isla norte a 299 kilómetros de Christchurch. Las autoridades de defensa civil dijeron que se activó un centro de manejo de crisis en Wellington.

Diversos testigos hablaron de grandes daños en la ciudad y relataron que numerosas personas huyeron a las calles en sus piyamas, según el sitio web del diario local The Press.

El aeropuerto internacional de Christchurch se encuentra cerrado y la red ferroviaria de la isla sur fue provisionalmente suspendida hasta que pueda comprobarse el daño ocasionado.

El Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico del servicio oceanográfico estadounidense (NOAA) indicó por su parte que, en base a los datos históricos, no existe una “amenaza de un amplio tsunami destructivo” tras el terremoto.