Parapléjico fallece tras ganar batalla legal para dejarse morir de hambre

El australiano de 49 años había calificado su vida en el asilo donde era cuidado como “un infierno en la Tierra”

Eutanasia. Un tetrapléjico australiano, que ganó una batalla legal para dejarse morir, falleció el lunes poniendo fin a una existencia que él mismo calificó de 'infierno'. (AP)

Un australiano parapléjico que había pedido que sus cuidadores no fueran castigados por dejarlo morir de hambre falleció hoy, cinco semanas después de un fallo judicial a su favor, informó su abogado. El ex corredor de bolsa Christian Rossiter, de 49 años, había calificado su vida en el asilo donde era cuidado como "un infierno en la Tierra", tras lo cual una corte de Perth, en el sudoeste de Australia, autorizó su derecho a morir de hambre. El abogado John Hammond subrayó que Rossiter había pedido antes del fallo a sus cuidadores al menos 40 veces que interrumpieran su alimentación artificial mediante una sonda gástrica, hasta que los jueces fallaron a su favor. Rossiter, que estaba totalmente paralizado, murió de madrugada a raíz de una infección pulmonar en un centro médico de Perth, en el oeste de Australia. *CON AUTORIZACIÓN JUDICIAL* En un veredicto histórico, un tribunal dictaminó en agosto que Rossiter, un aficionado a los deportes de aventura que quedó tetrapléjico a raíz de dos accidentes, tenía el derecho de rechazar ser alimentado. Wayne Martin, un juez supremo del oeste de Australia dijo que Rossiter tenía derecho a decidir sus propios tratamientos y atención médica y que por lo tanto no se podía considerar que la clínica Brightwater Care tuviese responsabilidad criminal por haberse sometido a su voluntad.

Tags relacionados

Mundo

australia