29 de marzo del 2017

Panamá: Diarios se salvan del cierre tras extensión de licencia

Panamá. Abdul Waked es investigado en EE.UU. por supuesto blanqueo de capitales provenientes del narcotráfico. (Video: EFE)

Los diarios La Estrella y El Siglo de Panamá seguirán trabajando luego de que este jueves EE.UU. aprobó extender por 6 meses una autorización para su operación comercial, confirmó hoy el presidente de ambos rotativos, Eduardo Quirós.

Desde mayo pasado, el Grupo La Estrella y El Siglo (GESE) está afectado por restricciones a su operación comercial impuestas por el Tesoro de EE.UU. debido a la inclusión de su propietario principal, Abdul Waked, y su conglomerado Waked International S.A. (WISA) en la llamada Lista Clinton, por supuesto blanqueo de capitales provenientes del narcotráfico.

Quirós había anunciado que ante el silencio de Estados Unidos, los diarios preparaban su última edición, que publicarían mañana viernes, dado que esta medianoche vence otra licencia por seis meses previamente aprobada por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro estadounidense.

"Hoy es el fin de una etapa. Seguimos trabajando y mañana a comprar El Siglo y La Estrella de Panamá", declaro Quirós en una rueda de prensa en la sede de GESE.

--------------

Panamá: "Noticia positiva"

Tras conocer la decisión tomada este jueves por la OFAC, La Estrella publicó en su página web que GESE ha "ganado seis meses más para mantener sus operaciones (...) la nueva licencia es hasta julio de este año".

Añadió que Quirós "ha señalado en reiteradas ocasiones que se excluya a los periódicos (...) de los efectos negativos de la Lista Clinton y eso es lo que espera la empresa".

La Estrella es uno de los diarios más antiguos del continente, con 167 años de fundado, y El Siglo tiene más 30 años en el mercado.

 El Gobierno de Panamá tildó hoy de "noticia positiva" la extensión de la licencia a GESE y también a un centro comercial propiedad de Waked, y pidió que la misma sea aprovechada por la empresa dueña "para buscar una salida sostenible" a su situación.

 Más de 60 empresas y propiedades del consorcio han sido afectadas por la inclusión de Abdul Waked en la lista Clinton, entre ellas la tienda por departamentos Felix B. Maduro, cedida ya a un fideicomiso para sacarla y que siguiera operando.

"Estamos haciendo historia en Panamá (...) con el modelo de fideicomiso (...) aunque no me toca determinar cómo se debe resolver, yo no tengo la receta, la solución la deben encontrar las partes interesadas y hemos identificado que hay buena voluntad entre las partes para buscar una solución definitiva", dijo por su parte el embajador de EE.UU. en Panamá, John Feeley, según publicó este jueves La Estrella en su página web.

Por su parte, Quirós declaró a periodistas que iniciarán una serie de acciones a nivel internacional para concienciar sobre la situación por la que atraviesan ambos diarios, aunque afirmó que "ni siquiera ha pasado por nuestra mente" la posibilidad de reclamar en su momento una indemnización.

Quirós, presidente del Grupo La Estrella y El Siglo (GESE), agradeció el apoyo brindado a los periódicos por toda la sociedad panameña, así como las gestiones diplomáticas del presidente del país, Juan Carlos Varela, y su Gobierno.

También indicó que, al seguir la edición de los dos diarios, y a pesar de lo difícil de este trance, "no es nuestra posición que existan liquidaciones" de personal, como hubiera sido en caso de no haberse extendido la licencia para operar.

 Quirós hizo un llamado a los que han respaldado a los diarios para que sigan apoyándolos, en especial los lectores que "pueden comprar suscripciones de un año", lo cual, afirmó, "es una manera de decir el tiempo que los ciudadanos y que Panamá le pone a los periódicos".

 De su lado, Eloy Alfaro, ex embajador panameño en Washington, dijo a Efe que lo "único positivo" que tiene la extensión de la licencia es "que le permite a los periódicos continuar publicándose".

 Pero "lo que es una vergüenza", agregó, "es que un periódico dependa de una licencia, de una oficina administrativa de Estados Unidos, para publicarse", porque eso, resaltó, "es contrario a la libertad de expresión que los Estados Unidos dicen apoyar".

 "La licencia es un engaño manifiesto, porque las empresas que se ven obligadas a funcionar bajo licencias de este tipo tienen una lucha contra la corriente del río y con complicaciones enormes, por lo cual no es una solución", remarcó Alfaro.

 (Fuente: EFE)

LEE TAMBIÉN...